Tras un evento cardiaco, hasta el 90% puede reincorporarse al trabajo

Publicado 28/05/2015 11:48:49CET
Oficina, ordenadores, trabajo, trabajando, empleo, desempleo, paro, trabajador
EUROPA PRESS

MADRID, 28 May. (EUROPA PRESS) -

La vuelta a la actividad laboral es un pilar fundamental para recuperar la normalidad en la vida diaria, por este motivo es importante tras un evento cardiaco realizar estrategias terapéuticas encaminadas a conseguir la reincorportación. Los programas de rehabilitación cardiaca han conseguido que, tras un evento cardiaco, el 90 por ciento se reincorpore al trabajo

"La tasa media de reincorporación a la vida laboral que tenemos actualmente en nuestro programa es de entre el 85 y el 90 por ciento. En un pequeño porcentaje de pacientes se desaconseja la vuelta, porque su situación cardiológica no es la idónea para desempeñar una determinada actividad laboral, y en otras se recomienda una adecuación del puesto de trabajo", explica la doctora Carmen de Pablo, cardióloga del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid.

Hace 30 años solo entre el 30 y el 40 por ciento de los pacientes retomaba su puesto de trabajo. El programa de rehabilitación cardiaca se inicia con una prueba de esfuerzo que determina el estado cardiológico y la forma física del paciente, e incluye entrenamiento aeróbico, ejercicios de coordinación y flexibilidad y entrenamiento de fuerza muscular, siempre adaptado a la situación específica del paciente, un programa educativo, así como el apoyo de un psicólogo clínico y un trabajador social.

Esta actuaciones, explica, "son multidisciplinares y tratan de reeducar al paciente sobre buenos hábitos de vida, sobre la realización de ejercicio físico, alimentación y deshabituación tabáquica, así como ofrecerle la figura de un trabajador social y también atención psicológica, ya que en muchas ocasiones el paciente llega con elevados niveles de ansiedad, depresión y estrés".

Este tema es uno de los que se han abordado en una de las mesas que conforman el III Foro de Salud Cardiovascular para Pacientes y Familiares, organizado un año más por la Fundación Española del Corazón (FEC).

Allí se ha visto que son las mujeres las que acceden menos a este tipo de programas, pese a que las enfermedades vasculares: cardiológicas o cerebrovasculares son la primera causa de muerte en las mujeres. Así, según datos del Instituto Nacional de Estadística de enero de 2014, las enfermedades cardiovasculares provocan 239,4 fallecimientos por cada 100.000 varones al año, mientras que en mujeres causa 282,2 muertes por cada 100.000.

Las causas son variadas por las que no se da un mayor acceso son, por un lado la mujer sigue siendo en muchos casos la responsable de las tareas de la casa y la "cuidadora" de la familia, lo que dificulta su asistencia; y por otro, éstas son menos conscientes de sus riesgos. De ahí que la especialista haga una llamada de atención a la necesidad de campañas que refuercen la concienciación de la población femenina sobre la prevención cardiovascular tanto primaria como secundaria.