Publicado 16/02/2021 16:23CET

Un estudio ve "falta de pruebas sólidas" para respaldar las terapias psicológicas en anorexia nerviosa

Curled up anorexic girl
Curled up anorexic girl - GETTY//KATARZYNABIALASIEWICZ - Archivo

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo análisis publicado en la revista científica 'The Lancet Psychiatry' ha demostrado la falta de pruebas sólidas que respalden la orientación actual sobre las terapias psicológicas para el tratamiento de la anorexia nerviosa frente al tratamiento habitual de los expertos.

Los resultados ponen de manifiesto la necesidad de realizar más investigaciones y apoyan un llamamiento para que los datos de los ensayos individuales estén disponibles, de modo que se puedan comprender mejor los beneficios de los tratamientos en poblaciones específicas de pacientes.

Realizado por un equipo internacional de expertos clínicos e investigadores, el análisis incluyó 13 ensayos controlados aleatorios y un total de 1049 pacientes. Los estudios compararon las terapias psicológicas con el tratamiento habitual en adultos que recibían tratamiento ambulatorio para la anorexia. Los ensayos midieron los síntomas del trastorno alimentario, el índice de masa corporal (IMC) y la tasa de abandono por todas las causas hasta las 52 semanas de seguimiento.

El análisis encontró que algunas terapias tenían un beneficio modesto para los pacientes. Sin embargo, las terapias, actualmente recomendadas en las guías clínicas a nivel internacional, no mostraron diferencias significativas con respecto al tratamiento habitual de los expertos.

"Comprender la eficacia de los tratamientos disponibles es especialmente importante en el caso de la anorexia nerviosa, ya que tiene una de las tasas de mortalidad más altas de todas las enfermedades psiquiátricas. Este análisis pone de manifiesto las lagunas en las pruebas existentes y la necesidad urgente de investigar más y mejor las terapias psicológicas para tratar la anorexia", explica el autor principal del proyecto, Andrea Cipriani, de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Debido a la relativamente baja calidad y cantidad de datos disponibles, este análisis debe entenderse como exploratorio más que confirmatorio. Sin embargo, pone de manifiesto las deficiencias de la investigación existente y subraya la necesidad de contar con datos más sólidos.

"Hemos avanzado en la comprensión de los factores no específicos eficaces que deben incluirse en cualquier tratamiento de la anorexia nerviosa. Nuestro reto futuro es desarrollar factores de tratamiento adaptados a las presentaciones individuales que puedan añadirse a los factores no específicos para aumentar la eficacia de nuestros tratamientos para la enfermedad", remacha otro de los autores, Tracey Wade, de la Universidad de Flinders (Australia).