Actualizado 23/06/2021 13:27 CET

Un estudio en seis hospitales detecta que al 9% de los pacientes de alto riesgo de hepatitis C no se les hizo prueba

Archivo - Un sanitario prepara una de las dosis de la vacuna Pzifer
Archivo - Un sanitario prepara una de las dosis de la vacuna Pzifer - Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado en los dos últimos años en seis hospitales públicos de Madrid (La Paz, Puerta de Hierro Majadahonda, Doce de Octubre, Ramón y Cajal, Infanta Leonor y Gregorio Marañón) ha detectado "brechas" en el cribado del virus de la hepatitis C (VHC) en la población de alto riesgo, ya que muestra que a un 9% de las personas con esta característica que pasaron por estos hospitales no se le realizó la prueba de anticuerpos de VHC (anti-VHC).

Según ha informado la Alianza para la Eliminación de las Hepatitis Víricas en España (AEHVE) en un comunicado, se trata de una "pérdida que es relevante", dado que un 29% de las personas a las que sí se les realizó esta prueba resultaron positivas.

Si se diera esta misma proporción de positivos entre las personas a las que no se les ofreció, más de un centenar de ellas "podrían tener VHC y no saberlo", lo que representa, en opinión del doctor Javier García-Samaniego, coordinador de la AEHVE, "un gran obstáculo para el objetivo de la eliminación marcado por la Organización Mundial de la Salud, al que España puede seguir aspirando antes de 2030, a pesar del retraso provocado por la pandemia".

Para ello, sin embargo, deben "mejorarse las estrategias tanto de cribado como de seguimiento en los pacientes de mayor riesgo (población vulnerable), evitando que se produzcan estas pérdidas, tanto en el momento de diagnosticar e iniciar el tratamiento como en toda la fase del mismo hasta la curación".

También en esta segunda etapa se producen pérdidas, según muestra el estudio, que alcanzan igualmente hasta el 10% de los pacientes tratados. Las mayores pérdidas de seguimiento se producen en el colectivo de personas que se inyectan drogas (PID), donde alcanza hasta el 40%.

Esto, a juicio del profesor Lazarus, "lo que revela la necesidad de adoptar estrategias de micro-eliminación específicamente dirigidas a los colectivos más vulnerables y desconectados del sistema sanitario".

El estudio, que ha sido presentado en el 46 Congreso de la Asociación Española para el Estudio del Hígado (AEEH), que se celebra del 14 al 16 de junio en Madrid con la colaboración de Gilead, incluyó todos los tipos de pacientes de alto riesgo: además de los dos citados, pacientes con EHH y PID, se extendió a pacientes en programas de hemodiálisis o prediálisis, coinfectados con VIH, con enfermedad hepática avanzada (EHA) y trasplantados.

Del total de pacientes, al 35% se le realizó la prueba de ARN-VHC y el 62% de estos fueron positivos (pacientes con infección activa). Los pacientes con EHA tuvieron el mayor porcentaje de ARN-VHC positivos (33%) y los de pre-diálisis el menor (0%).