Publicado 10/03/2021 13:47CET

Un estudio recomienda retrasar las cirugías al menos siete semanas tras el diagnóstico de COVID-19

Vithas Málaga realiza la primera cirugía con endoprótesis conformable de la sanidad privada andaluza
Vithas Málaga realiza la primera cirugía con endoprótesis conformable de la sanidad privada andaluza - VITHAS

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

Una nueva investigación internacional publicada en 'Anaesthesia' concluye que la cirugía debe retrasarse siete semanas después de que un paciente dé positivo en la prueba del SARS-CoV-2, ya que los datos muestran que la cirugía que se realiza entre 0 y 6 semanas después del diagnóstico está asociada a una mayor mortalidad. El estudio es obra de la COVIDSurg Collaborative, una colaboración mundial de más de 15.000 cirujanos que trabajan juntos para recoger una serie de datos sobre la pandemia de COVID-19.

Aunque se sabe que la infección por el SARS-CoV-2 durante una intervención quirúrgica aumenta la mortalidad y las directrices internacionales recomiendan retrasar la cirugía en el caso de los pacientes que dan positivo en la prueba de la COVID-19, hay pocas pruebas sobre la duración óptima del retraso.

Este estudio multicéntrico internacional incluyó a 140.231 pacientes (1.674 hospitales, 116 países) sometidos a cirugía en octubre de 2020. Los hospitales participantes incluyeron a todos los pacientes sometidos a un procedimiento quirúrgico. El número de coautores (más de 15.000) hace que este sea el mayor estudio quirúrgico colaborativo jamás realizado a nivel mundial.

Los pacientes que se infectaron con el SARS-CoV-2 después de su cirugía fueron excluidos del estudio. La medida de resultado primaria fue la muerte postoperatoria a los 30 días. Se utilizaron modelos estadísticos para ajustar las variables del paciente, la enfermedad y la operación y calcular las tasas de mortalidad a los 30 días ajustadas para diferentes periodos de tiempo desde el diagnóstico de SARS-CoV-2 hasta la cirugía.

El tiempo transcurrido desde el diagnóstico de SARS-CoV-2 hasta la intervención quirúrgica fue de 0 a 2 semanas en 1.144 (0,8%) pacientes, de 3 a 4 semanas en 461 (0,3%), de 5 a 6 semanas en 327 (0,2%), de 7 semanas o más en 1.205 (0,9%), y 137.590 (97,8%) pacientes no tenían infección por SARS-CoV-2. La mortalidad ajustada a los 30 días en los pacientes que no tenían infección por SARS-CoV-2 fue del 1,5%. Esto aumentó en los pacientes operados a las 0-2 semanas (4,0%), 3-4 semanas (4,0%) y a las 5-6 semanas (3,6%), pero no a las 7-8 semanas (1,5%) después del diagnóstico de SARS-CoV-2.

Estos resultados fueron consistentes en todos los grupos de edad, niveles de aptitud física de los pacientes, urgencia (electiva frente a urgente) de la cirugía y grado (menor frente a mayor) de la cirugía. Tras un retraso de 7 semanas o más, los pacientes con síntomas continuos de COVID-19 (6,0%) tuvieron una mayor mortalidad que los pacientes cuyos síntomas se habían resuelto (2,4%) o que habían estado asintomáticos (1,3%).

"Hemos comprobado que los pacientes operados entre 0 y 6 semanas después del diagnóstico de la infección por SARS-CoV-2 tienen un mayor riesgo de muerte postoperatoria, al igual que los pacientes con síntomas continuos en el momento de la cirugía. Recomendamos que, siempre que sea posible, la intervención quirúrgica se retrase al menos 7 semanas después de un resultado positivo de la prueba del SRAS-CoV-2, o hasta que los síntomas se resuelvan si los pacientes tienen síntomas continuos durante 7 semanas o más después del diagnóstico", explica uno de los autores, Dmitri Nepogodiev.