Publicado 10/07/2020 13:16:07 +02:00CET

Un estudio preliminar sugiere que la vacuna contra la tuberculosis puede estar limitando las muertes por COVID-19

Imagen de recurso de una vacuna.
Imagen de recurso de una vacuna. - ORGANIZACIÓN DE SALUD PANAMERICANA - Archivo

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

La investigación llevada a cabo por miembros de la Universidad de Virginia (EEUU) sugiere que la vacuna 'Bacille Calmette-Guérin' (BCG), que se administra contra la tuberculosis habitualmente a niños en países con altas tasas de infección, podría desempeñan un papel importante en la mitigación de las tasas de mortalidad de COVID-19.

Liderada por el profesor asistente Luis Escobar de la Facultad de Recursos Naturales y Medio Ambiente, y dos colegas de los Institutos Nacionales de Salud, ha sido publicada en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' ('PNAS').

De ser así, esté podría ser uno de los motivos por los que en los países en desarrollo se observan tasas de mortalidad marcadamente más bajas de lo esperado en casos de COVID-19. "En nuestra investigación inicial, encontramos que los países con altas tasas de vacunación con BCG tenían tasas más bajas de mortalidad", ha explicado Escobar, miembro de la facultad en el Departamento de Conservación de Pesca y Vida Silvestre y afiliado del Centro de Cambio Global ubicado en Fralin Life Instituto de Ciencias.

"Pero todos los países son diferentes: Guatemala tiene una población más joven que, por ejemplo, Italia, por lo que tuvimos que hacer ajustes a los datos para acomodar esas diferencias", ha explicado el investigador, quien, en colaboración con los investigadores de los NIH Álvaro Molina-Cruz y Carolina Barillas-Mury, recopiló datos de mortalidad por coronavirus de todo el mundo. A partir de esos datos, el equipo ajustó las variables, como los ingresos, el acceso a los servicios de educación y salud, el tamaño y la densidad de la población y la distribución por edades.

A través de todas las variables, se mantuvo una correlación que mostraba que los países con tasas más altas de vacunación con BCG tenían tasas de mortalidad pico más bajas de COVID-19. Una muestra que se destacó fue Alemania, que tenía diferentes planes de vacuna antes de la unificación del país en 1990. Mientras que Alemania Occidental suministró vacunas BCG a bebés de 1961 a 1998, Alemania Oriental comenzó sus vacunas con BCG una década antes, pero se detuvo en 1975.

Esto significa que los alemanes de mayor edad, la población con mayor riesgo de COVID-19, en los estados del este del país tendrían más protección contra la pandemia actual que sus pares en los estados del oeste de Alemania. Datos recientes muestran que este es el caso: los estados de Alemania occidental han experimentado tasas de mortalidad que son 2,9 veces más altas que las del este de Alemania.

"El propósito de usar la vacuna BCG para proteger contra COVID-19 grave sería estimular una inmunidad amplia, innata y de respuesta rápida", ha señalado Escobar, quien ha afirmado que ya se ha demostrado que las vacunas BCG proporcionan protecciones cruzadas amplias para una serie de enfermedades respiratorias virales además de la tuberculosis.

Escobar enfatiza que los hallazgos del equipo son preliminares y que se necesita más investigación para respaldar sus resultados y determinar cuáles deberían ser los próximos pasos para los investigadores.

LA OMS ESPERA MÁS ESTUDIOS ANTES DE RECOMENDARLA

La Organización Mundial de la Salud ha señalado que no hay evidencia actual de que la vacuna BCG pueda proteger a las personas de las infecciones por COVID-19, por lo que que actualmente no recomienda las vacunas con BCG para la prevención de COVID-19. Actualmente hay ensayos clínicos en curso para establecer si la vacuna BCG en adultos confiere protección contra COVID-19 grave.

"No estamos buscando asesorar políticas con este documento. Esto es, en cambio, un llamado para más investigación. Necesitamos ver si podemos replicar esto en experimentos y, potencialmente, en ensayos clínicos. También necesitamos volver a los datos a medida que obtenemos más información, para que podamos reevaluar nuestra comprensión de la pandemia de coronavirus", señala el investigador.

Barillas-Mury, un investigador jefe que se especializa en vectores de enfermedades transmitidas por mosquitos, ha afirmado que establecer un vínculo entre las vacunas BCG y la gravedad de los casos de COVID-19 podría dar lugar a intentos de acumular dosis de la vacuna BCG, poniendo en riesgo a los países con altas tasas de tuberculosis. .

"Si la vacuna BCG es protectora, la producción tendría que aumentar para satisfacer el repentino aumento de la demanda de vacunas con el fin de evitar un retraso en la distribución a los países que la necesitan para combatir la tuberculosis", ha explicado.

Si bien una correlación directa entre las vacunas de BCG y una reducción en la mortalidad por coronavirus aún debe entenderse más a fondo, los investigadores tienen la esperanza de que la vacuna de BCG pueda proporcionar al menos protecciones a corto plazo contra COVID-19 grave, particularmente para la primera línea trabajadores médicos o pacientes de alto riesgo. Y, si BCG proporciona protección a corto plazo, hay consideraciones a más largo plazo sobre cómo los países podrían utilizar mejor las vacunas BCG para reducir las tasas de mortalidad para futuros brotes virales que atacan el sistema respiratorio humano.

Para leer más