El estudio del ganglio centinela es una pieza clave en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama

Actualizado 02/03/2011 14:29:17 CET

MADRID, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El estudio del ganglio centinela, llevado a cabo por los servicios de Anatomía Patológica, es una "pieza clave" en el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama, según pone de manifiesto la Sociedad Española de Anatomía Patológica y División Española de la Academia Internacional de Patología (SEAP-IAP).

En este sentido, los expertos recuerdan que un abordaje "óptimo" en esta enfermedad pasa por una detección precoz. Para ello, insisten en que es "fundamental" llevar a cabo un diagnóstico de certeza que confirme la enfermedad y el estudio de extensión del cáncer para conocer la zona o zonas afectadas.

Según subrayan, en la actualidad se utiliza el estudio del ganglio centinela, que se trata del primer ganglio linfático que encuentran las células tumorales al circular por la linfa o la sangre desde el tumor primario original hacia otros lugares del cuerpo, un proceso que denominaríamos metástasis.

"La identificación del ganglio centinela por el método automático la establece el quipo de médicos que atiende a la paciente, generalmente en la Unidad de Mama, en la que participan cirujanos, ginecólogos, oncólogos, radioterapeutas, radiólogos, médicos nucleares y médicos anatomopatólogos", aclaran.

"Hoy en día el diagnóstico de certeza de cáncer siempre lo realiza un patólogo mediante un examen microscópico o anatomopatológico detallado y completo de la biopsia, independientemente de que se trate de cáncer de mama u de otro tipo", explica el presidente de la SEAP-IAP, Aurelio Ariza.

Según señalan, no se trata de un procedimiento automático ni realizado por ninguna máquina, sino que requiere la revisión del tejido mediante un estudio microscópico exhaustivo para poder elaborar el diagnóstico si se detecta tejido que pueda ser interpretado como canceroso.

Una vez se realiza el estudio de certeza, el segundo paso consiste en realizar un estudio de la extensión del cáncer, lo cual permitirá conocer el grado y las zonas afectadas por el carcinoma.

"Recientemente sí se han podido introducir técnicas que automatizan la detección de la extensión del cáncer de mama más allá del sitio de origen, es decir, podemos conocer las metástasis a ganglios linfáticos", asegura el vocal de comunicación y proyección social, Marcial García Rojo.

Para la SEAP-IAP reviste especial importancia el fomento de la calidad y la innovación de los estudios anatomopatológicos relacionados con el diagnóstico, el pronóstico y la predicción de la respuesta a la terapia del cáncer.