Publicado 05/07/2021 12:59CET

Un estudio evidencia el importante papel de las variantes en el resurgimiento de la COVID-19 el pasado verano

Pasajeros procedentes de un vuelo con origen Gran Bretaña llegan a la terminal T1 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, a 2 de julio de 2021, en Madrid (España).
Pasajeros procedentes de un vuelo con origen Gran Bretaña llegan a la terminal T1 del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, a 2 de julio de 2021, en Madrid (España). - Óscar Cañas - Europa Press

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio publicado en la revista 'Nature' ha analizado cómo las variantes contribuyeron al resurgimiento de la COVID-19 en Europa durante el verano de 2020. Su modelo se basó en datos epidemiológicos, de movilidad y genómicos virales de diez países europeos: Bélgica, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Noruega, Portugal, España, Reino Unido y Suiza.

Sus análisis muestran que, en la mayoría de los países investigados, más de la mitad de las variantes que circulaban al final del verano procedían de nuevas introducciones desde el 15 de junio. Los investigadores también muestran que el éxito de la transmisión de las variantes se predijo por la incidencia local de COVID-19: en los países que experimentaron una incidencia estival relativamente más alta (por ejemplo, España, Portugal, Bélgica y Francia), los eventos de introducción dieron lugar a un número proporcionalmente menor de cadenas de transmisión activas después del 15 de agosto.

Por ejemplo, sus resultados también indican que las introducciones en el Reino Unido tuvieron un éxito especial a la hora de establecer cadenas de transmisión locales, con una fracción considerable de introducciones procedentes de España.

Tras la primera oleada de infecciones por SARS-CoV-2 en la primavera de 2020, Europa experimentó un resurgimiento del virus a partir de finales del verano. Aunque parece claro que los viajes tuvieron un impacto significativo en la circulación del virus, sigue siendo un reto evaluar cómo puede haber reavivado la epidemia en los diferentes países europeos.

"Imaginemos un incendio: si ya hay bastantes focos en un bosque, encender unos cuantos más no cambiará el destino del bosque; el fuego se extenderá de todos modos. Por el contrario, si sólo hay unos pocos focos de incendio esporádicos, encender otros nuevos puede acelerar y aumentar la violencia del incendio general que se avecina", explica Simon Dellicour, autor del artículo e investigador asociado de la Université Libre de Bruxelles (Bélgica).

Estos resultados ilustran la amenaza de la propagación viral a través de los viajes internacionales, una amenaza que debe ser cuidadosamente considerada por las estrategias para controlar la actual propagación de variantes que son más transmisibles y/o evaden la inmunidad.

Los autores del estudio concluyen que condiciones similares a las demostradas en su estudio podrían proporcionar un terreno fértil para la diseminación y el resurgimiento del virus, que ahora también puede implicar la propagación de variantes que evaden las respuestas inmunitarias provocadas por las vacunas y las infecciones anteriores.

Contador