Publicado 22/04/2021 18:46CET

Un estudio demuestra que la radioterapia estereotáctica es segura para tratar metástasis múltiples

Archivo - Radioterapia
Archivo - Radioterapia - OMS - Archivo

MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un ensayo clínico de fase 1 dirigido por investigadores de la Universidad de Medicina de Chicago (Estados Unidos) ha evidenciado que la radioterapia corporal estereotáctica para el tratamiento de metástasis múltiples.

El cáncer se trata tradicionalmente con un enfoque combinado, en el que los médicos utilizan la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia para destruir y eliminar los tumores cancerosos. Los tratamientos sistémicos como la quimioterapia no suelen ser suficientes para detener el crecimiento del cáncer.

La radioterapia corporal estereotáctica (SBRT) utiliza haces dirigidos con precisión de dosis muy altas de radiación para destruir los tumores. Las dosis más altas son más eficaces para destruir las células cancerosas que la radioterapia tradicional, mientras que la cuidadosa focalización de los tumores reduce el daño al tejido no canceroso.

Este método se ha utilizado con éxito para tratar tumores pequeños y en fase inicial, pero hasta ahora no estaba claro si esas altas dosis de radiación serían seguras en pacientes con múltiples tumores debidos a un cáncer metastásico.

Dado que la SBRT utiliza múltiples haces de radiación de alta intensidad, los médicos tienen que ser especialmente cuidadosos a la hora de localizar los tumores y dirigir los haces de radiación para maximizar los beneficios y minimizar los riesgos, un reto que los investigadores comparan con intentar "cruzar los haces" en la película "Los Cazafantasmas".

"Parte de la dificultad estriba en resolver la logística para probar este enfoque en pacientes de varias instituciones. Llevamos mucho tiempo pensando que se podrían tratar tres o cuatro metástasis al mismo tiempo, pero es muy complicado técnicamente hacerlo. Pero antes de que pudiéramos probarlo en un gran ensayo clínico de fase 3, tuvimos que demostrar que podíamos reunir a varias instituciones y elaborar un 'libro de cocina' sobre cómo hacerlo bien, asegurando que el tratamiento fuera el mismo en todos los casos. En realidad, se trataba de siete ensayos clínicos de fase 1 en uno solo", explica uno de los líderes del estudio, Steven Chmura.

Este ensayo clínico de fase 1 se propuso comprobar la seguridad de este enfoque. En un ensayo con 39 pacientes que padecían cáncer de mama, próstata o pulmón de células no pequeñas con al menos tres metástasis o dos metástasis muy próximas, los investigadores determinaron que no había muertes relacionadas con el tratamiento y que el enfoque era lo suficientemente seguro como para comenzar los ensayos clínicos de fase 2/3 en un grupo mayor de pacientes.

"Al final del ensayo, el criterio de valoración principal de la toxicidad limitante de la dosis a los seis meses fue del cero por ciento. Esto nos demuestra que tratar tres o cuatro focos de metástasis en todo el cuerpo con estas dosis de radioterapia de alta ablación es seguro", señala Chmura.

La radioterapia no está exenta de riesgos. Aunque en el estudio se comprobó que ningún paciente experimentó efectos secundarios lo suficientemente graves como para suspender el estudio, se relacionaron varios acontecimientos adversos con el tratamiento, como úlceras gástricas, rotura de huesos y dolor óseo, y neumonitis.

En muchos casos, durante los cuatro años del ensayo, estos efectos secundarios aparecieron meses o años después del tratamiento, lo que pone de manifiesto la importancia de mantener un contacto de seguimiento a largo plazo con estos pacientes. En general, sin embargo, ninguno de estos tratamientos o efectos secundarios supuso un mayor riesgo de muerte.

"La gente lleva años diciendo que si utilizáramos la SBRT en pacientes con metástasis múltiples y limitadas, podríamos curar potencialmente a más pacientes. Pero necesitábamos realizar estos ensayos clínicos de fase 2/3 a gran escala para demostrarlo. Y antes de poder realizar esos ensayos a gran escala, teníamos que crear la infraestructura. El mayor reto fue reunir a todo un equipo de personas y averiguar cómo podíamos definir las dosis y gestionar la garantía de calidad en tiempo real para asegurarnos de que cada paciente tuviera el mejor tratamiento posible", remacha Chmura.