Publicado 13/01/2021 13:23CET

Un estudio advierte de más contagios de COVID-19 en sanitarios que usan mascarillas de tela

Amigos con mascarilla saludándose con el codo.
Amigos con mascarilla saludándose con el codo. - ALESSANDRO BIASCIOLI/ISTOCK - Archivo

MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un nuevo estudio ha resumido la eficacia de las mascarillas de tela para proteger a los médicos de las infecciones virales respiratorias, como la COVID-19. Se incluyeron nueve estudios en la revisión, y todos menos uno se realizaron antes de la pandemia de COVID-19.

El único ensayo aleatorio de mascarillas de tela publicado en el momento de esta revisión comparó las tasas de infección de enfermedades similares a la gripe entre grupos de profesionales de la salud que usaban mascarillas de tela, mascarillas médicas o el uso inconsistente de mascarillas en el ámbito hospitalario.

Ese estudio evidenció amplios intervalos de confianza cuando se compararon los grupos, pero en general, concluyeron que el uso de mascarillas de tela se asociaba con infecciones virales significativamente más altas que el uso exclusivo de mascarillas médicas.

La mayoría de los estudios se realizaron en entornos de laboratorio y evaluaron el ajuste de la mascarilla facial de tela y el flujo de aire al compararla con otros tipos de mascarillas o las capacidades de filtración del material de tela y las mascarillas. Todos los estudios de filtración probaron las partículas en aerosol, incluyendo las no coronavirus, las bacterias y las partículas biológicas simuladas, y los resultados fueron muy variables, pero sugirieron algún nivel de filtración de los participios.

En particular, los estudios de filtración disponibles no probaron específicamente la transmisión de COVID-19 o la transmisión de gotas respiratorias. Todos los estudios de laboratorio concluyen que las mascarillas de tela proporcionaron un ajuste inferior y fueron menos eficaces para filtrar las partículas virales en comparación con las mascarillas médicas estándar o las mascarillas N95.

Las conclusiones de esta revisión cualitativa se ajustan a las directrices actuales del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) que recomiendan el uso de una mascarilla N95 para la atención de pacientes con COVID-19. Los autores también recomiendan que para los profesionales de la salud que no tienen acceso a mascarillas médicas se debe emparejar una mascarilla de tela con la pantalla facial de plástico, con cambios frecuentes de la mascarilla de tela para reducir el riesgo de retención de humedad.

Contador