Un estudio advierte de las grandes variaciones de conocimiento sobre el cáncer entre los enfermeros

Publicado 11/07/2019 14:56:34CET
ENFERMERAS, ANYCE
ENFERMERAS, ANYCEFUNDEN

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El conocimiento de los enfermeros sobre el cáncer y los procesos de cribado varía significativamente en todo el mundo, lo que puede dar lugar a muertes innecesarias en las que el conocimiento es insuficiente, según advierte una nueva investigación publicada en la revista 'European Journal of Oncology Nursing'.

En el primer estudio de este tipo, investigadores de la Universidad de Surrey (Reino Unido) investigaron la conciencia de los enfermeros sobre los signos de advertencia del cáncer, su detección y la frecuencia de las discusiones mantenidas con los pacientes sobre el diagnóstico precoz del cáncer en ocho países de todo el mundo.

Al examinar 21 estudios en este campo, los investigadores identificaron una variación internacional sustancial en el conocimiento de los enfermeros sobre el cribado del cáncer. Por ejemplo, en Jordania, solo el 9,1 por ciento de los enfermeros sabía que la edad recomendada para iniciar el cribado colorrectal era de 50 años, y en Brasil solo el 12,5 por ciento de los enfermeros sabía la edad correcta para el cribado de mama. En comparación, una proporción relativamente alta de enfermeros en Estados Unidos y Omán conocían las edades recomendadas de iniciación correctas en sus países.

También hubo desviaciones en la comprensión de la frecuencia con la que los individuos deben ser examinados. Los investigadores encontraron que una baja proporción de enfermeros en Turquía, Brasil, Jordania y Omán conocían las recomendaciones correctas en sus países. Esto contrasta con los enfermeros en Reino Unido, donde el 92,6 por ciento identificó correctamente 'cada tres años' como la recomendación para el cribado cervical de las mujeres que han recibido resultados negativos tanto para la citología como para la prueba del VPH.

Las discusiones de los enfermeros con los pacientes sobre la importancia del diagnóstico precoz del cáncer a través del cribado también difirieron enormemente en todo el mundo. En los países que no cuentan con programas organizados de cribado del cáncer, la decisión del paciente de participar en el cribado suele estar influida por las recomendaciones de los profesionales de Atención Primaria.

En Reino Unido, una alta proporción de enfermeros promovió rutinariamente el cribado cervical (91,6%) y proporcionó información sobre sus beneficios (87,4%), y menos del 10 por ciento de los enfermeros sostuvieron conversaciones de este tipo en Jordania, Omán y el Brasil. Entre las razones por las que no se celebraron esos debates figuraban la falta de tiempo (83,9%), el agotamiento profesional (54%) y la falta de conocimientos sobre el cribado (42,2%).

"El diagnóstico precoz es clave y los enfermeros desempeñan un papel importante en el reconocimiento y la respuesta a las señales de alerta del cáncer en los pacientes. Sin embargo, es preocupante que su conocimiento sobre las señales de alerta y el cribado varíe enormemente en todo el mundo. La falta de conocimiento en algunos países podría retrasar el acceso de los pacientes al tratamiento y provocar muertes innecesarias", advierte la autora principal del trabajo, Hanna Skrobanski.

Contador

Para leer más