Publicado 22/03/2021 18:58CET

La estimulación eléctrica puede ayudar a la curación de las heridas

Archivo - CORAZÓN ENFERMO, CORAZÓN HERIDO
Archivo - CORAZÓN ENFERMO, CORAZÓN HERIDO - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / TOLGART - Archivo

MADRID, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La estimulación eléctrica puede ayudar a que los vasos sanguíneos lleven glóbulos blancos y oxígeno a las heridas, acelerando la curación, según ha puesto de manifiesto un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Estatal de Ohio (Estados Unidos) en un estudio publicado en la revista 'Lab on a Chip'.

En concreto, los expertos han observado que la estimulación eléctrica constante genera una mayor permeabilidad a través de los vasos sanguíneos, lo que proporciona una nueva perspectiva sobre las formas en que pueden crecer nuevos vasos sanguíneos.

"Se especuló que los vasos sanguíneos podrían crecer mejor si se estimulaban eléctricamente. Descubrimos que la respuesta de las células en nuestros modelos de vasos sanguíneos muestra una promesa significativa para cambiar la permeabilidad de los vasos que pueden tener resultados positivos para nuestro trabajo en curso en la curación de heridas", han detallado los expertos.

Los vasos sanguíneos son cruciales para la cicatrización de heridas: se distribuyen por todo el cuerpo y transportan nutrientes, células y sustancias químicas que pueden ayudar a controlar la inflamación causada por una lesión. El oxígeno y los glóbulos blancos, que protegen al cuerpo de invasores extraños, son dos componentes clave suministrados por los vasos sanguíneos.

Pero cuando hay una lesión, por ejemplo, un corte en el dedo, la arquitectura de los vasos sanguíneos en el sitio de la herida se altera. Eso también interrumpe la capacidad de los vasos para ayudar a que la herida sane. Los vasos sanguíneos vuelven a crecer por sí mismos, casi como las ramas de los árboles, sin fuentes externas de electricidad, como parte del proceso de curación.

Lo que encontraron los expertos, en pruebas de laboratorio realizadas con células humanas, es que la estimulación de los vasos sanguíneos con electricidad mostró un marcado aumento en la permeabilidad de los vasos sanguíneos, que es un marcador físico que sugiere un posible crecimiento de nuevos vasos.

"Y ahora comprendemos mejor cómo la estimulación eléctrica puede cambiar la permeabilidad a través de las paredes de los vasos. Supongamos que tiene una herida cutánea, como un corte de papel, y sus vasos sanguíneos están cortados y por eso tiene una fuga de sangre. Lo que necesita es un montón de células sanguíneas para llegar a ese lugar y salir del vaso sanguíneo para iniciar la reparación de la herida", han zanjado los expertos.