Publicado 17/06/2022 15:50

Esteller cree que la epigenética debe ser incorporada en la rutina médica por su aportación decisiva en el diagnóstico

De izda. A dcha: Toni Mocholí, especialista de Hematología de Beckman Coulter Iberia; Dra. Sandra Gómez Rojas. Especialista Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario 12 de Octubre; Dra. Anna Marull, del Laboratori Clínic Territorial de Girona P
De izda. A dcha: Toni Mocholí, especialista de Hematología de Beckman Coulter Iberia; Dra. Sandra Gómez Rojas. Especialista Hematología y Hemoterapia del Hospital Universitario 12 de Octubre; Dra. Anna Marull, del Laboratori Clínic Territorial de Girona P - BECKMAN COULTER

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El director del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras (IJC), Manel Esteller, ha dicho que la epigenética requiere ser incorporada en la rutina médica por su aportación decisiva en el diagnóstico y pronóstico de las enfermedades.

Durante su ponencia 'Epigenética en Hematopoyesis y Hemopatías Malignas', ofrecida en el marco de la segunda edición de la Academia Hematología de Beckman Coulter, Esteller ha comentado que uno de los retos que se plantean en la adopción de estas herramientas en la práctica clínica habitual es conseguir capacitar y formar a los profesionales sanitarios.

"Hay que explicar al facultativo en qué consisten las técnicas epigenéticas o de diagnóstico y su utilidad, para que pierdan el reparo a usarlas y aprovechar toda su potencialidad", ha asegurado. En la misma línea, el jefe de sección de Hematología del Servicio de Análisis Clínicos y Bioquímica del Hospital Universitari Germans Trias i Pujol (Badalona), Cristian Morales, ha señalado que la implementación de las técnicas epigenéticas Public supondrá una importante mejora diagnóstica y pronóstica, tanto en enfermedades hematológicas como no hematológicas, jugando un papel clave en la práctica clínica y por tanto en el adecuado manejo de los pacientes.

La epigenética estudia los cambios en la función de los genes que no se pueden atribuir a alteraciones de la secuencia de ADN y que se producen cuando los genes interaccionan con el ambiente. "Todas las células del cuerpo humano poseen la misma secuencia de ADN, pero tienen aspectos y funciones distintas porque existen modificaciones químicas que, como interruptores de la luz, controlan la expresión de los genes", ha informado Esteller.

Por ejemplo, un linfocito B y un linfocito T exhiben distintos epigenomas que les confieren sus actividades específicas. "En la hematopoyesis (formación de la sangre) los cambios epigenéticos son claves para dar la identidad a las células de la sangre y los ganglios linfáticos", ha explicado.

En enfermedades oncohematológicas, como las leucemias y los linfomas, esta identidad epigenética se pierde y las células dejan de diferenciarse como debieran, quedando muchas veces en estadios más inmaduros y proliferativos. Una de las áreas donde más se está desarrollando la epigenética es en la utilización de pruebas diagnósticas.

"Además de explicar los mecanismos íntimos por los cuales se desencadenan las hemopatías malignas, la epigenética es útil para mejorar el diagnóstico molecular de las mismas, así como para proporcionar biomarcadores del curso de la enfermedad, por ejemplo, mejor versus peor pronóstico", ha asegurado este experto.

Otro ámbito fundamental de estudio es el de la terapéutica. "Desde el punto de vista de tratamiento, existen fármacos epigenéticos usados para tratar los cánceres hematológicos; por ejemplo, inhibidores de la metilación del ADN y de las modificaciones de las proteínas llamadas histonas se usan habitualmente para tratar determinados subtipos de leucemia y linfoma", ha zanjado Esteller.

Contador