Actualizado 09/07/2013 13:56:58 +00:00 CET

Especialistas reclaman que las pruebas de cáncer de mama se realicen a partir de los 40 años y más allá de los 70

También piden que las mamografías se hagan anualmente en lugar de cada dos años

SANTANDER, 9 Jul. (EUROPA PRESS) -

Varios especialistas han reclamado este martes, en Santander, que el Sistema Nacional de Salud (SNS) aumente los márgenes de edad de las mujeres a las que se hace el cribado para detectar el cáncer de mama y han considerado que éste debería hacerse a partir de los 40, en lugar de a los 45 o 50 actuales -dependiendo de en qué comunidad autónoma-, porque el 40 por ciento de los casos que se detectan son en mujeres de menos de 50 años.

Asimismo, han pedido que ese margen de edad también se incremente más allá de los 70 o incluso "de por vida". Y es que "si las mujeres españolas viviesen hasta los 120 años, todas tendrían cáncer de mama", ya que esta patología cancerígena aumenta con la edad, según ha asegurado el presidente de la Fundación de Estudios Mastológicos (FEMA), José Díaz-Faes, en una rueda de prensa en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde han participado en el encuentro 'Cáncer de mama: una enfermedad curable'.

Apoyado en su reclamación por el director del Máster Internacional de Especialización en Mastología, Armando Tejerina; el director académico de la Fundación Tejerina, Fernando Bandrés; y el patrono de FEMA, Manuel Sánchez del Río, también ha opinado que las pruebas de detección de esta enfermedad se deberían realizar anualmente en lugar de cada dos años.

En este sentido, ha instado al Gobierno central a llevar a cabo un estudio para ver si esta petición "merecería la pena" y sería "rentable" en términos sanitarios, si bien ha reconocido que "sería más costoso" que la actual metodología. También ha opinado que "quizá el problema económico" que atraviesa el país tenga que ver con que no se haya aumentando tanto el rango de edad como la frecuencia en que se realizan las mamografías.

"Una de cada 10 españolas va a padecer cáncer a lo largo de su vida", han indicado estos especialistas, que, sin embargo han discrepado en el número de cánceres de mama que se detectan anualmente en España, ya que Díaz-Faes cree que son unos 26.000 mientras que Tejerina reduce esa cifra a unos 16.000.

Además, han detallado que, a pesar de que la edad de aparición de esta patología cada vez es más temprana, las mujeres "se curan más que antes" y son ellas mismas las que piden hacerse las mamografías, prueba que ha avanzado mucho gracias a la calidad digital de las mismas que permite "ver más y mejor".

MASTECTOMÍA

Por otro lado, cuestionados por la mastectomía preventiva a la que se sometió la actriz Angelina Jolie por el riesgo genético que tenía de padecer cáncer de mama, han considerado que "afortunadamente" este debate sobre si es recomendable o no hacerse esta cirugía "pasará y se olvidará" y quedará en "una anécdota". Si bien, han considerado que la "repercusión mediática" de la cirugía de esta actriz va a "mejorar la calidad de la información" que reciben las mujeres, lo que les ayudará a "tomar mejores decisiones".

También han asegurado que esta operación no es "novedosa" porque lleva realizándose desde 1996 en mujeres que han tenido dos o tres familiares que han padecido este cáncer debido a alteraciones genéticas, pero han reconocido que, a raíz de que la actriz contase que se hizo la mastectomía, "muchas" mujeres acuden a las consultas preguntando por la posibilidad de someterse a ella.

Las mujeres con estos antecedentes familiares tiene entre un 60 y un 70 por ciento de posibilidades de padecer este cáncer, aunque han indicado que menos de un 10 por ciento de los casos que se detectan tienen que ver con las alteraciones genéticas hereditarias.

"El cáncer de mama genético es una parte muy pequeña, la mayor parte son de origen desconocido", ha señalado Díaz-Faes, a lo que Bandrés ha añadido que, además, la mastectomía no asegura que estas mujeres no vayan a desarrollar esta patología, ya que la operación "no previene el 100 por ciento, aunque si disminuye muchísimo el riesgo".

Además, ha indicado que la prueba genética previa con la que se determina el riesgo de una mujer con antecedentes de padecer este cáncer es "muy costosa", es un análisis de sangre cuyos resultados tardan unos dos meses, por lo que su introducción en las "medidas habituales" del SNS, según Díaz-Faes, "no va a ser fácil y menos en el actual momento económico".

En este sentido, también han señalado que las mujeres que quisiesen hacerse esta prueba deberían hablar con su médico especialista para avanzar si se someterían a la mastectomía en caso de que el análisis diese positivo, ya que no tiene sentido hacer la prueba si no hay intención de operarse.

INVESTIGACIONES

Por otro lado, han explicado que las investigaciones actuales sobre cáncer de mama tratan de esclarecer qué es lo que provoca que una célula o un conjunto de ellas no sigan su desarrollo normal, se modifiquen y empiecen a crecer de "forma imprevista y desmesurada".

"Por qué acontece ese suceso, cuáles son esos cambios y si son genéticos, cuáles son las alteraciones de la célula para que independice o qué factores externos pueden contribuir a ello como las radiaciones, los alimentos o algunos medicamentos", es lo que se está investigando según Díaz-Faes.