España, pionera en el desarrollo de técnicas mínimamente invasivas en cirugía cardiovascular

Quirófano
CEDIDA POR MIGUEL FERNANDEZ VEGA
Actualizado 21/11/2017 13:22:18 CET

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las prótesis valvulares han "evolucionado muchísimo" ya que actualmente cada caso es tratado de una forma más personalizada gracias a las técnicas mínimamente invasivas, las cuales se "han incorporado, y hemos sido pioneros en su desarrollo en España", según ha afirmado el jefe de Servicio de Cirugía Cardiovascular del Hospital Ruber Internacional, José Enrique Rodríguez Hernández.

"Ha habido un impulso muy grande en las técnicas mínimamente invasivas, que abordan los problemas de la válvula aórtica a través de catéteres, ya sea por la ingle o por la punta del corazón, es decir, vía transapical", ha declarado el doctor.

En este sentido, Hernández ha recordado que "no hace mucho operar a un enfermo de más de 70 años parecía inconcebible, se pensaba que no iba a superar la operación; ahora se interviene a enfermos con 94 años. Ese es el principal reto de la cirugía, operar con éxito a personas de edad avanzada, y lo se está consiguiendo".

LAS TÉCNICAS

La estenosis aórtica, estrechamiento de la válvula, es una de las enfermedades cardiacas más frecuentes, y "entre un 25 y un 30 por ciento de los pacientes que la padecen no se pueden operar con cirugía convencional con circulación extracorpórea".

Pero ahora existe una alternativa con la cirugía mínimamente invasiva: el implante valvular endoscópico, que consiste en implantar la válvula sin abrir el tórax y sin necesidad de circulación extracorpórea.

Esta técnica se basa en realizar incisión de unos 8 centímetros bajo la mama izquierda se introduce un catéter para acceder al corazón y situar la nueva válvula.

"La intervención se realiza bajo control radiológico y mediante ecografía de alta resolución que permite una visión tridimensional. En la mayoría de los casos el paciente es dado de alta 3 o 4 días después de la intervención y vuelve a su vida normal en una o dos semanas", ha explicado el doctor.

Asimismo, las válvulas implantadas son biológicas y por tanto el paciente no precisa tratamiento anticoagulante, una ventaja más para estas personas que en muchos casos están polimedicadas.

Por otro lado, la enfermedad coronaria afecta a una gran parte de la población, por lo que se ha abordado clásicamente con cirugía de 'bypass' para llevar sangre más allá de donde hay obstrucciones.

Sin embargo, esta cirugía se puede realizar con circulación extracorpórea o sin ella. Sin necesidad de realizar dicha circulación, el Hospital Ruber Internacional llevan "muchos años especializados en esta última técnica", en concreto la han ido desarrollando con más de 8.000 enfermos operados desde 1996.