España espera llegar a un promedio de 1.800 donantes de órganos y 4.500 trasplantes para 2010

Actualizado 06/11/2007 16:08:22 CET

En cuanto a la donación en vivo, España se sitúa en un nivel "pésimo" y se espera llegar a un 15% del total de las donaciones

MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

España espera aumentar en un 20 por ciento la tasa de donación de órganos en los próximos 3 años, por lo que se llegaría a un promedio de unos 1.800 donantes (40 por millón de habitantes de media) y 4.500 trasplantes para el año 2010, según lo anunciaron hoy el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, y el director de la Organización Nacional de Trasplantes, Rafael Matesanz, en el marco del simposium internacional sobre 'Nuevos retos en la donación de órganos: ¿cómo podemos mejorar?' que se celebra en Madrid.

En la actualidad, en España se realizan unos 3.800 trasplantes de media al año, mientras que el número de donantes en 2006 fue de 1.509, casi 33 por millón de habitantes. Con estas cifras, España ya se sitúa muy por encima de la media europea, que está en 17 donantes por cada millón de habitantes.

Este aumento previsto por Sanidad se debe a la mejora en la formación de los profesionales que conforman los equipos de coordinación y trasplante, presentes ya en 156 hospitales, y la reducción de las negativas familiares, que descendieron a un 15 por ciento en 2006 y está previsto que esté por debajo del 10 por ciento en los próximos años.

Además, explicó Matesanz, confían en esta mejora en la detección de donantes ya que el descenso en accidentes de tráfico experimentado en este último año desde la entrada en vigor del carnet por puntos también se ha reflejado en el perfil del donante, esperando que en 2007 menos de un 10 por ciento de los donantes sean fallecidos en un accidente de tráfico, cuando en 1992 constituían un 43 por ciento del total de donantes.

CAMPAÑA PARA LA DONACIÓN DE INMIGRANTES.

Otro factor importante en el que está haciendo hincapié la ONT es la donación de la población inmigrante, que actualmente supone un 10 por ciento del total de las donaciones. Por ello, dicha entidad pretende lanzar una campaña específica en sus lenguas de origen para que los mediadores culturales "inculquen la cultura de la donación entre las minorías étnicas y religiosas".

Asimismo, mejorar la donación de vivo es otro de los objetivos que persigue la ONT, ya que consideran que hasta ahora está "poco desarrollada" en España a pesar de que en hígado y, sobre todo, riñón aporta "los mejores resultados funcionales", explicó el miembro del Servicio de Urología y Trasplante Renal del Hospital Clinic Barcelona, Antonio Alcaraz.

En 2007 se esperan conseguir unos 130 donantes en vivo de riñón, lo que supondría un 6,5 por ciento del total de donaciones de este órgano. Sin embargo, Alcaraz destacó que en este ámbito España se sitúa a "un nivel pésimo" en comparación con el 37,6 por ciento de Estados Unidos y el 15,6 por ciento que se registra en los países de la Unión Europea.

Por ello, el objetivo de la ONT es el de situar la donación de vivo en riñón entre un 10 y un 15 por ciento, que permitiría librar de la diálisis entre 200 y 300 pacientes cada año. Para ello, se debe conseguir una mayor implicación de los profesionales a la hora de considerarlo como una alternativa en determinadas patologías, así como también se ha de extender el uso de la técnica laparoscópica, que actualmente se práctica en 12 centros españoles.

Además, según explicó este experto, el riesgo de insuficiencia renal para los donantes es incluso inferior a la media, ya que se realizan una pruebas muy rigurosas para comprobar que se cumplan las máximas garantías en la donación y su posterior recuperación. De hecho, los donantes de riñón recuperan en un 80 por ciento su función renal en los primeros seis meses tras la donación al tiempo que "pueden y deben seguir haciendo una vida normal".

En el caso del hígado, sólo se realiza al año unas 20 intervenciones de trasplante en vivo que, en todo caso, permiten acelerar el trasplante a estos receptores y reducir la mortalidad en lista de espera, por lo que su potenciación constituye igualmente un objetivo deseable.

En cuanto al perfil de estos donantes, entre el 30 y el 40 por ciento suelen ser los padres, percibiéndose un "mayor altruismo en la madre" --apuntó Alcaraz--, mientras que otro porcentaje similar corresponde a las parejas, generalmente en los casos de más de 50 años. Asimismo, un 15 por ciento corresponde a hermanos y el 5 por ciento restante a personas no emparentadas con el paciente pero con fuertes lazos de amistad.

ESPAÑA: UN EJEMPLO EN LA UE.

Por otro lado, el miembro de la Dirección General de Sanidad y Protección al Consumidor de la Comisión Europea, Tapani Piha, destacó durante su comparecencia en el simposium el papel realizado por España en cuanto a trasplantes y donaciones afirmando que es una "referencia y un ejemplo" para el resto de países europeos.

A su juicio, debe darse una mayor labor de concienciación y hay que tener en cuenta que los órganos "también pueden cruzar las fronteras". De hecho, agradeció el reto que se ha propuesto España en cuanto a un aumento de donaciones y confía en que en la Unión Europea "se tome nota y se alcancen los 40 donantes por millón que prevén en España, esto supondría un total de 20.000 donantes", según Piha.