Encuentran 'superbacterias' en las manos de pacientes hospitalarios

Las cortinas para la privacidad del paciente son una potencial fuente de transmisión de enfermedades, según estudio
GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / SHANNON FAGAN - Archivo
Publicado 22/04/2019 14:55:04CET

   MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Investigadores norteamericanos han descubierto que bacterias resistentes a los antibióticos, lo que se conoce como 'superbacterias' en las manos y fosas nasales de pacientes hospitalarios, lo que sugiere que el esfuerzo que han realizado los hospitales para que médicos, enfermeras y otras personas se laven las manos y eviten la propagación de gérmenes, debe trasladarse también a los pacientes hospitalizados.

   En el estudio, el 14 por ciento de los 399 pacientes de los hospital evaluados tenían bacterias resistentes a los antibióticos en sus manos o fosas nasales muy temprano en su estadía en el hospital. Y casi un tercio de las pruebas para detectar este tipo de bacterias en objetos que los pacientes suelen tocar en sus habitaciones, como el botón de llamada de la enfermera, dieron positivo.

   Otro 6 por ciento de los pacientes que no tenían organismos resistentes a múltiples fármacos, o MDRO, en sus manos al inicio de su hospitalización dieron positivo en la prueba posteriormente. Además, una quinta parte de los objetos probados en sus habitaciones también tenían superbacterias similares.

   El equipo de investigación advierte que la presencia de MDRO en pacientes u objetos en sus habitaciones no significa necesariamente que los pacientes se enfermen con bacterias resistentes a los antibióticos. Y señalan que las manos de los trabajadores de la salud siguen siendo el principal modo de transmisión de microbios a los pacientes.

   "La narrativa sobre la higiene de las manos se ha centrado en gran medida en los médicos, enfermeras y otro personal de primera línea, y todas las políticas y medidas de rendimiento se han centrado en ellos, y con razón", ha señalado Lona Mody, MD, M.Sc., geriatra de la Universidad de Michigan, epidemióloga e investigadora de seguridad del paciente que dirigió el equipo de investigación.

ESTUDIANDO LA PROPAGACIÓN

   Durante el estudio, publicado en 'Clinical Infectious Diseases', seis pacientes desarrollaron una infección con una superbacteria llamada 'MRSA' mientras estaban en el hospital, todos tuvieron pruebas positivas de MRSA en sus manos y en la superficie de la habitación del hospital.

   Además de MRSA, abreviatura de 'Staphylococcus aureus' resistente a la meticilina, el estudio buscó superbacterias llamadas VRE (enterococcus resistente a la vancomicina) y un grupo llamado RGNB, para bacterias gramnegativas resistentes. Debido al uso excesivo de antibióticos, estas bacterias han desarrollado la capacidad de resistir los intentos de tratar las infecciones con medicamentos que una vez los mataron.

   Mody señala que el estudio sugiere que muchos de los MDRO observados en pacientes también se ven en sus habitaciones al principio de su estadía, lo que sugiere que la transmisión a las superficies de la habitación es rápida. Además, dado que muchos pacientes llegan al hospital a través de la sala de emergencias y pueden realizarse pruebas en otras áreas antes de llegar a la habitación del hospital, consideran que sería importante estudiar la ecología de los MDRO en esas áreas también.

   "Este estudio resalta la importancia del lavado de manos y la limpieza ambiental, especialmente en un entorno de atención médica donde los sistemas inmunológicos de los pacientes se ven comprometidos", ha añadido la doctora Katherine Reyes, autora también de la investigación en la que participa desde el Sistema de Salud Henry Ford.

   "Este paso es crucial no solo para los proveedores de atención médica, sino también para los pacientes y sus familias. Los gérmenes están en nuestras manos; no es necesario verlos para creerlo", ha señalado.

¿POR QUÉ IMPORTAN LOS MDRO?

   Mody ha destacado el hecho de que los pacientes del hospital no solo se quedan en sus habitaciones, ya que la práctica actual en ellos alienta a levantarse y caminar por los pasillos como parte de su recuperación de muchas enfermedades, y pueden ser transportados a otras áreas del hospital para pruebas y procedimientos.

   Mientras viajan, pueden recoger los MDRO de otros pacientes y personal, y dejarlos en las superficies que tocan. "Si una persona relativamente sana tiene un MDRO en su piel, y su sistema inmunológico puede combatirlo si entra en su cuerpo, una persona más vulnerable en el mismo hospital puede contraerlo y enfermar", han señalado.

   Los investigadores están explorando el estudio de los MDRO en pacientes en otros tipos de unidades hospitalarias que pueden ser más susceptibles a las infecciones.

   "La prevención de infecciones es asunto de todos. Estamos todos juntos en esto. No importa dónde se encuentre, en un entorno de atención médica o no, este estudio es un buen recordatorio para limpiar sus manos con frecuencia, utilizando buenas técnicas, especialmente antes y después de preparar alimentos, antes de comer alimentos, después de usar el baño, y antes y después de cuidar a alguien que está enfermo, para protegerse y proteger a los demás", ha concluido Mody.

Contador