Empresas.- El HLA Moncloa incorpora a su cartera de servicios el implante coclear

Publicado 22/02/2019 17:08:55CET

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El hospital HLA Universitario Moncloa ha incorporado a su cartera de servicios el implante coclear gracias al doctor especializado en Otorrinolaringología Pablo Marcelo Reyes Burneo.

Instalar un implante coclear es un procedimiento complejo "reservado a centros que cuentan con la estructura necesaria para solventar las dificultades que rodean a un procedimiento que no es de manejo universal y requiere amplia experiencia en cirugía de oído", han indicado desde el centro.

No obstante, el doctor Reyes Burneo ha sido acreditado como 'principal surgeon official trainer' y está facultado para el ejercicio de la cirugía, control y seguimiento del paciente implantado además de para la formación y supervisión del resto del equipo que conforma el HLA Universitario Moncloa.

Cualquier paciente, desde un recién nacido con pérdida auditiva severa o severa profunda, puede ser candidato a un implante coclear, aunque existen muchos elementos que deben evaluarse, como el origen de la sordera, el tiempo de evolución de la patología, si es de nacimiento o adquirida por enfermedad o accidente, y siempre después de haber probado sin éxito, durante al menos un año, otros métodos, como audífonos o técnicas de rehabilitación.

La audición se produce porque las ondas sonoras viajan del oído externo hasta el tímpano, membrana que vibra y activa el movimiento de martillo, yunque y estribo, unos pequeños huesos que, a su vez, transfieren la energía producida a los fluidos del oído interno.

Los fluidos en movimiento causan que las células ciliadas o caracol transformen esas vibraciones en impulsos eléctricos que llegan al cerebro por las fibras nerviosas auditivas. En las sorderas causadas por la destrucción de las células ciliads, el implante coclear sustituye a estas células y envía señales al cerebro, transformándolas de acústicas a eléctricas, lo que estimula el nervio auditivo.

CÓMO FUNCIONA

Las señales eléctricas del sonido se procesan por las diferentes piezas que conforman los implantes, tanto las externas, que son micrófono, procesador y transmisor, como el receptor-estimulador que se implanta en el hueso mastoides, detrás del pabellón auricular, y los electrodos que se introducen en la cóclea u oído interno.

Ambos grupos de piezas se conectan externamente mediante un cable y un imán "sin que esto suponga para el paciente un cambio en sus hábitos de vida. De hecho, algunos modelos son resistentes al agua, y la única precaución debe tenerse con los deportes de impacto que puedan dañar el dispositivo", ha indicado el doctor Reyes.

Su implantación es un acto quirúrgico "seguro", según el HLA, de unas dos horas de duración y un ingreso de entre 24 y 48 horas. No suele causar dolor posoperatorio en la zona intervenida, pero al realizarse bajo anestesia general es indispensable que el paciente no padezca otras dolencias que puedan interferir con ella.

Otra contraindicación es el diagnóstico de algún tipo de demencia o alteraciones cognitivas, ya que podrían dificultar el período e rehabilitación. Tras la intervención, aún pasará un mes hasta la activación del sistema,, a lo que se suma un período de adaptación y rehabilitación, hasta que el paciente se adecue a su nueva forma de oír.