Empresas.- Coloplast presenta una herramienta para evaluar las heridas y detectar fallos en el diagnóstico y tratamiento

Publicado 03/12/2018 14:08:46CET
COLOPLAST

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Coloplast ha presentado, en el marco del XII Simposio Nacional sobre Úlceras de Presión y Heridas Crónicas, 'Triángulo de Evaluación de las Heridas', una herramienta desarrollada por la World Union Wound Healing Society, que evalúa las heridas y permite detectar fallos en el diagnóstico y el tratamiento de las mismas.

Incluye las circunstancias del paciente, como la edad, el sexo, los hábitos o patologías asociadas, una valoración completa de la herida, lecho, borde y, por primera vez, la piel perilesional, así como el contexto social.

"Con esta evaluación completa de la herida y del paciente se fijan los objetivos del abordaje y se selecciona el mejor tratamiento. Además, esta técnica puede detectar fallos tanto en el diagnóstico como en el tratamiento", ha explicado la médico especialista en Dermatología en el Hospital Universitario Infanta Leonor (Madrid), la doctora Elena Conde.

Según la experta, la herramienta surge "para cubrir una necesidad planteada por los profesionales que tratan las heridas. Tras realizar una encuesta se detectó que muchos de ellos notaban frecuentes alteraciones en la piel perilesional de los pacientes, lo que condicionaba no solo la cicatrización de la herida sino la calidad de vida del paciente".

"El gran reto ahora es que esta nueva herramienta sea conocida en todos los centros sanitarios del país y que, en un futuro, se integre en los sistemas informáticos de los hospitales y centros de salud", ha añadido Conde.

Por su parte, el enfermero Fernando Martínez Cuervo, ha señalado que el adecuado manejo de las heridas en la población geriátrica "adquiere una importancia capital por la cantidad de patologías asociadas que conlleva el paciente adulto y que exige el abordaje completo y sistemático que nos aporta el Triángulo de Evaluación".

APÓSITOS PARA LOS ESPACIOS MUERTOS

De forma paralela, durante la cita también se han presentado unos apósitos que se conforman perfectamente al lecho de la herida, absorben verticalmente el exudado y lo bloquean, lo que reduce el riesgo de fugas así como la maceración de los bordes de la herida y la piel perilesional.

La cavidad que se forma entre un apósito y el lecho irregular que tienen todas las heridas se denomina espacio muerto y es en esta zona donde se acumula el exdado y posibles agentes de infección.

"Se trata de complicaciones muy importantes, sobre todo en heridas postquirúrgicas, que retrasan muy considerablemente la cicatrización y, lo que es peor, ocasionan muchas veces infecciones graves que pueden desembocar, incluso, en la muerte", ha explicado el enfermero del Centro de Salud de Onil (Valencia), Pablo López Casanova.

"Cuando no podemos utilizar los métodos tradicionales para manejar estos espacios muertos necesitamos recurrir a apósitos que ya tenemos y que nos pueden ayudar a evitarlos o, al menos, a minimizarlos", ha explicado López Casanova.

En este sentido ha destacado lo que se conoce como conformabilidad de los apósitos, "propiedad física que les permite interactuar con el exudado, con la sangre o con las bacterias, reduciendo así al máximo dichos espacios y, por tanto, el riesgo de complicaciones".

La conformabilidad permite a estos apósitos adaptarse al lecho de la herida, absorbiendo el exudado e impidiendo la formación de estos espacios muertos.

Por su parte, Martínez Cuervo ha alertado sobre la "formación insuficiente de los profesionales sanitarios, médicos y enfermeros, en el campo de las heridas" y ha animado al Sistema Nacional de Salud a "fomentar una mejor formación en este campo, así como a arbitrar medidas para una mejor comunicación entre los diferentes niveles asistenciales".