Publicado 27/09/2021 07:14CET

Un electrocardiograma predice el empeoramiento y la muerte en pacientes hospitalizados por COVID-19 y gripe

Archivo - Hipertensión, fonendoscopio, corazón, electrocardiograma
Archivo - Hipertensión, fonendoscopio, corazón, electrocardiograma - GETTY IMAGES/ISTOCKPHOTO / ALEXANDER RATHS

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

Cambios específicos y dinámicos en los electrocardiogramas (ECG) de los pacientes hospitalizados con COVID-19 o gripe pueden ayudar a predecir un plazo de empeoramiento de la salud y la muerte, según un nuevo estudio del Hospital Mount Sinai, en Estados Unidos, según publican los investigadores en el 'American Journal of Cardiology'.

El estudio muestra que la disminución de las formas de onda en estas pruebas puede utilizarse para ayudar a identificar mejor a los pacientes de alto riesgo y proporcionarles una monitorización y un tratamiento más agresivos.

"Nuestro estudio muestra que la disminución de las formas de onda en los electrocardiogramas a lo largo de la enfermedad por COVID-19 puede ser una herramienta importante para los trabajadores sanitarios que atienden a estos pacientes, ya que les permite captar los cambios clínicos rápidos durante su estancia en el hospital e intervenir con mayor rapidez", explica Joshua Lampert,becario de Electrofisiología Cardíaca en el Hospital Mount Sinai.

Según añade, "dado que los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones siguen aumentando, los electrocardiogramas pueden ser útiles para los hospitales a la hora de atender a estos pacientes antes de que su estado empeore drásticamente. Esto es especialmente útil en los sistemas desbordados, ya que no hay que esperar a que vuelvan los análisis de sangre y esta prueba puede ser realizada por la mayoría del personal sanitario. Además, el electrocardiograma puede realizarse en el momento en que se atiende a otro paciente junto a la cama, eliminando la posible exposición de otro trabajador sanitario al COVID-19".

El electrocardiograma se utiliza ampliamente para diagnosticar enfermedades cardiovasculares y arritmias, o ritmo cardíaco anormal. Se colocan unos pequeños parches llamados electrodos en los brazos, las piernas y el pecho, y se conectan mediante cables a una máquina que convierte las señales eléctricas del corazón en líneas onduladas.

Los investigadores hicieron un análisis retrospectivo de los electrocardiogramas de 140 pacientes hospitalizados con COVID-19 en todo el Sistema de Salud Mount Sinai de la ciudad de Nueva York entre el 7 de marzo y el 12 de abril de 2020, y los compararon con 281 electrocardiogramas de pacientes con gripe A o gripe B confirmada por el laboratorio y admitidos en el Hospital Mount Sinai entre el 2 de enero de 2017 y el 5 de enero de 2020.

Observaron tres puntos de tiempo de ECG para cada paciente: una exploración de referencia realizada dentro de un año antes de la hospitalización por COVID-19 o gripe (y disponible en los registros de Mount Sinai), una exploración tomada en la admisión al hospital y EKG de seguimiento realizados durante la hospitalización.

Midieron manualmente la altura de la onda QRS -una medida de la actividad eléctrica de los ventrículos, las cámaras principales del corazón- en todos los electrocardiogramas; los cambios en esta actividad eléctrica podrían ser una señal de que los ventrículos están fallando.

Los investigadores analizaron los electrocardiogramas de seguimiento tras el ingreso en el hospital y analizaron los cambios en las formas de onda según un conjunto de criterios que desarrollaron denominado amplitud LoQRS (LoQRS) para identificar una contracción de la señal eléctrica en el electrocardiograma.

La LoQRS se definió por una amplitud del QRS inferior a 5 mm medida en los brazos y las piernas o inferior a 10 mm cuando se medía en la pared torácica, así como por una reducción relativa de la altura de la forma de onda en cualquiera de las dos ubicaciones en al menos un 50 por ciento.

Cincuenta y dos pacientes del estudio COVID-19 no sobrevivieron, y el análisis muestra que el 74% de esos pacientes tenían LoQRS. Las formas de onda del QRS de sus electrocardiogramas se hicieron más pequeñas aproximadamente a los 5,3 días de su ingreso en el hospital y murieron aproximadamente dos días después de que se encontrara el primer electrocardiograma anormal.

De los 281 pacientes con gripe estudiados, se identificó LoQRS en el 11% de ellos. Diecisiete pacientes con gripe murieron, y LoQRS estaba presente en el 39% de estos casos. Los pacientes con gripe cumplieron los criterios de LoQRS una media de 55 días después de su ingreso en el hospital, y la media de tiempo hasta la muerte fue de seis días desde que se identificó la LoQRS. En general, estos resultados muestran que los pacientes con gripe siguieron un curso menos virulento de la enfermedad en comparación con los pacientes con COVID-19.

"Cuando se trata de atender a pacientes con COVID-19, nuestros hallazgos sugieren que puede ser beneficioso no sólo que los proveedores de atención médica revisen un electrocardiograma cuando el paciente llega por primera vez al hospital, sino también electrocardiogramas de seguimiento durante su estancia en el hospital para evaluar la presencia de LoQRS, particularmente si el paciente no ha hecho un progreso clínico profundo", señala Lampert.

"Si la LoQRS está presente, el equipo puede considerar la posibilidad de intensificar el tratamiento médico o trasladar al paciente a un entorno altamente monitorizado, como una unidad de cuidados intensivos (UCI), en previsión de un deterioro de su salud", añade.

Contador