Publicado 14/04/2020 18:25:19 +02:00CET

Elaboran una guía para ayudar a los hospitales a ampliar la capacidad de terapia de plasma sanguíneo

Un paciente de coronavirus recuperado se prepara para donar plasma en el distrito de Wanzhou, en el municipio de Chongqing, en el suroeste de China. 21 de febrero de 2020.
Un paciente de coronavirus recuperado se prepara para donar plasma en el distrito de Wanzhou, en el municipio de Chongqing, en el suroeste de China. 21 de febrero de 2020. - HE HONGZE/XINHUA - Archivo

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de expertos de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos) ha creado una guía clínica para ayudar a los hospitales y centros médicos a ampliar rápidamente su capacidad de administrar la llamada terapia de plasma convaleciente, que aprovecha los componentes del sistema inmunológico que se encuentran en la porción de plasma de la sangre de las personas que se han recuperado de Covid-19.

"Hay un precedente histórico de su uso para prevenir y tratar enfermedades virales. Sin embargo, durante el caos de una epidemia, la terapia a menudo se despliega sin estudiar rigurosamente sus efectos. Se necesitan estudios cuidadosos para comprender qué personas tienen más probabilidades de beneficiarse de esta terapia y cuál es la mejor manera de aplicarla para optimizar ese beneficio", señala Evan M. Bloch, uno de los líderes del trabajo, que se ha publicado en la revista 'Journal of Clinical Investigation'.

En las últimas semanas, el experto en enfermedades infecciosas Arturo Casadevall ha dirigido un equipo de médicos y científicos de todo Estados Unidos para establecer una red de hospitales y bancos de sangre que puedan comenzar a recolectar, aislar y procesar el plasma sanguíneo de los sobrevivientes de Covid-19.

"Este documento detalla los detalles de cómo desplegar el plasma de convalecientes, y esta información debería ser muy útil para los colegas de todo el mundo que se están preparando para usar esta terapia contra Covid-19", explica Casadevall.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha allanado el camino para que estos investigadores procedan a realizar ensayos clínicos para probar la terapia de plasma convaleciente en personas que corren un alto riesgo de contraer la grave enfermedad y que han estado expuestas a personas que han dado positivo en las pruebas de detección del virus.

Como la mayoría de las terapias, el mejor potencial de efectividad del plasma de sangre de convalecientes es en las primeras etapas de la progresión de la enfermedad. Actualmente, no hay terapias de fármacos probadas o vacunas efectivas para tratar el Covid-19.

Entre los protocolos descritos en la guía se encuentran los criterios para los donantes elegibles de plasma sanguíneo, la forma en que los hospitales pueden movilizar a los donantes y trabajar con los centros de sangre locales y nacionales, los métodos para la preselección de donantes y los riesgos y beneficios potenciales de la terapia.