Publicado 30/09/2021 14:42CET

La ECMO ofrece a los pacientes graves de COVID-19 una oportunidad de sobrevivir, pero menos de lo esperado

Paciente tratada con ECMO en el Hospital Vall d'Hebron
Paciente tratada con ECMO en el Hospital Vall d'Hebron - VALL D'HEBRON

MADRID, 30 Sep. (EUROPA PRESS) -

El sistema de soporte vital denominado ECMO puede rescatar a los pacientes de COVID-19 del borde de la muerte, pero no a las tasas observadas al principio de la pandemia, según un nuevo estudio internacional publicado en la revista 'The Lancet'.

Mientras que en la primavera de 2020 alrededor del 60 por ciento de estos pacientes sobrevivían al menos 90 días, a finales de año solo lo hacía algo menos de la mitad. La disminución de la supervivencia a lo largo del tiempo podría deberse a una combinación de factores, entre los que se incluyen los pacientes en estado crítico que los médicos decidieron colocar en la ECMO a medida que avanzaba la pandemia y los tratamientos que los pacientes habían recibido antes de empezar a recibir la ECMO.

El artículo utiliza datos de más de 4.800 pacientes mayores de 16 años que fueron tratados con ECMO para la COVID-19 avanzada en 41 países durante 2020. Los datos para el estudio fueron aportados por los centros de ECMO a un registro gestionado por ELSO, una organización internacional dedicada a la ECMO y otras formas de soporte vital avanzado.

La ECMO, abreviatura de oxigenación por membrana extracorpórea, se utiliza desde hace décadas en determinados hospitales para tratar a niños y adultos en estado crítico. Sustituye temporalmente al corazón y a los pulmones, haciendo circular la sangre fuera del cuerpo bajo la supervisión constante de proveedores capacitados.

Al principio de la pandemia, algunos expertos tenían fuertes reservas sobre la colocación de pacientes con COVID-19 en ECMO, por temor a dañar sus pulmones. A medida que más centros empezaron a probarla, la tasa de supervivencia reflejó la del uso de la ECMO en otras formas de insuficiencia pulmonar aguda, como informó hace un año el equipo responsable del nuevo trabajo. Pero todos los centros de ese primer estudio habían comenzado a ofrecer ECMO antes de mayo de 2020, y la mayoría tenía mucha experiencia en la administración de ECMO en general.

El nuevo estudio divide a los pacientes en tres grupos: los tratados antes del 1 de mayo de 2020, los tratados en estos hospitales "pioneros" después del 1 de mayo y los tratados con ECMO en otros hospitales desde el 1 de mayo hasta finales de 2020. Se eligió el 1 de mayo porque la evidencia sobre la mejor manera de tratar a los pacientes en estado crítico de la COVID-19 había evolucionado considerablemente para entonces.

"Lo que notamos enseguida es que los pacientes tratados más tarde en la pandemia permanecían más tiempo en ECMO, pasando de una media de 14 días a 20 días. Morían con más frecuencia, y estas muertes eran diferentes. Esto demuestra que tenemos que pensar bien a quién ponemos en ECMO y cuándo tomamos la decisión de retirar a los pacientes que no están mejorando", explican los autores

En los centros "pioneros", las tasas de mortalidad aumentaron del 37 por ciento en los meses anteriores a mayo al 52 por ciento después de mayo. En los centros que no empezaron a suministrar ECMO hasta al menos mayo, el 58 por ciento de los pacientes murieron en los 90 días siguientes a su colocación en un circuito de ECMO.

Los pacientes tratados con ECMO más tarde en la pandemia tenían más probabilidades de haber recibido medicamentos como remdesivir y dexametasona, y de haber recibido ventilación no invasiva antes de ser intubados para recibir asistencia respiratoria total.

La permanencia de los pacientes en ECMO durante más tiempo consume muchos recursos, como las máquinas y los tubos que componen un circuito de ECMO, y el personal de enfermería especialmente formado, los terapeutas respiratorios y el resto del personal necesario para mantener un circuito en funcionamiento de forma segura.

Cuando un hospital tiene un gran número de pacientes con COVID-19 y otros en cuidados intensivos, la capacidad del equipo para proporcionar el mismo nivel de atención que antes del aumento puede verse afectada, y la mortalidad podría aumentar.

Si muchos hospitales de una región o un conjunto de estados se enfrentan a un gran número de pacientes con COVID-19 en estado crítico, puede ser difícil encontrar un hospital con capacidad de ECMO al que trasladar a los pacientes. No basta con enviar a estos hospitales más circuitos de ECMO (las bombas, los tubos y los controladores utilizados en el tratamiento); se necesitan equipos especialmente formados, un suministro de sangre adecuado y otros factores para atender a cada paciente de ECMO.

Contador