Publicado 02/02/2021 17:14CET

La ECMO mejora la supervivencia en pacientes graves con COVID-19

Nota Y Foto Ecmo Pediatría
Nota Y Foto Ecmo Pediatría - JUNTA DE ANDALUCÍA - Archivo

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La oxigenación por membrana extracorpórea (ECMO, por sus siglas en inglés), que hace el trabajo de los pulmones eliminando el dióxido de carbono y añadiendo oxígeno a la sangre fuera del cuerpo, puede mejorar las probabilidades de supervivencia de ciertos pacientes con COVID-19 grave, según un estudio realizado por médicos-investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center y del Brigham and Women's Hospital (Estados Unidos).

Según sus resultados, publicados en la revista científica 'Intensive Care Medicine', aportan nuevas pruebas de que los pacientes en estado crítico con COVID-19 que fueron tratados con ECMO tuvieron mejores probabilidades de supervivencia que los que no fueron tratados con ECMO.

"La ECMO da a los pulmones de los pacientes tiempo para curarse cuando hemos agotado todos los demás aspectos de la atención a estos pacientes: puede ser un puente hacia la recuperación. Pero la eficacia de la ECMO en el contexto de la COVID-19 sigue sin estar clara. Este trabajo arroja nueva luz sobre esa cuestión de la forma más sólida posible durante la pandemia de COVID-19", explica Shahzad Shaefi, uno de los autorse.

El equipo analizó los datos observacionales del Estudio del Tratamiento y los Resultados en Pacientes Críticos con COVID-19 (STOP-COVID), un estudio de cohortes multicéntrico de pacientes con COVID-19 ingresados en unidades de cuidados intensivos en 68 hospitales de Estados Unidos. El conjunto de datos de STOP-COVID incluye a más de 5.000 pacientes adultos en estado crítico y dependió de una fuerza de trabajo voluntaria dedicada a recopilar más de 800 elementos de datos individuales por paciente, todo ello mediante la revisión manual de las historias clínicas.

En general, los científicos descubrieron que 190 de los 5.122 adultos en estado crítico (el 3 por ciento) ingresados en la UCI con COVID-19 entre el 1 de marzo y el 1 de julio de 2020, recibieron tratamiento con ECMO. Entre esos 190 pacientes, casi el 70 por ciento sobrevivió hasta el alta hospitalaria o al menos 60 días después del ingreso en la UCI.

A continuación, profundizaron en los datos mediante una técnica analítica denominada emulación de ensayos objetivo, que permite a los investigadores utilizar datos observacionales para inferir la causalidad cuando no se dispone de ensayos controlados aleatorios. Mediante este método, los investigadores examinaron a pacientes seleccionados con insuficiencia respiratoria grave, definidos como aquellos con una proporción muy baja de contenido de oxígeno en la sangre dividida por la cantidad de oxígeno inspirado suministrado por el ventilador.

Descubrieron que los pacientes tratados con ECMO en los primeros siete días de su ingreso en la UCI presentaban una reducción considerable de la mortalidad en comparación con los que estaban igualmente enfermos pero no fueron tratados con ECMO. En concreto, entre los 1.297 pacientes elegibles para la emulación del ensayo objetivo, poco más de un tercio de los 130 que recibieron ECMO murieron, en comparación con casi la mitad de los que no recibieron ECMO.

"Estos hallazgos no sólo son estadísticamente significativos, sino que son muy significativos desde el punto de vista clínico. Muestran una magnitud considerable de beneficio con la ECMO (una reducción del 45 por ciento de la muerte) entre los pacientes más enfermos. Es una prueba muy convincente de que la ECMO salva vidas", concluyen los autores.