Los donantes de órganos de Cataluña podrán dejar constancia de su voluntad en su historia clínica

Publicado 29/12/2014 10:43:41CET

La Ocatt quiere facilitar su identificación e incentivar el altruismo

BARCELONA, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Conselleria de Salud de la Generalitat de Cataluña permitirá en un plazo de dos o tres meses a los ciudadanos incorporar su voluntad de ser donantes de órganos en su historia clínica compartida, dentro de la carpeta personal de salud de cada paciente, con el fin de facilitar la comunicación e identificación de los ciudadanos altruistas que deciden donar.

Lo ha avanzado el presidente de la Organització Catalana de Transplantaments (Ocatt), Jaume Tort, en una entrevista de Europa Press, en la que ha observado que "ahora los ciudadanos lo pueden hacer a través de las voluntades anticipadas, pero es un proceso complicado porque requiere de notario y testigos".

"Nosotros queremos hacer ahora una cosa más sencilla, que se recoja en la historia clínica compartida", para que cualquier hospital pueda ver en este historial que hay una declaración del paciente sobre su voluntad de ser donante, ha explicado.

"A la hora de la verdad siempre se necesita la firma de la familia, porque los donaciones suponen operaciones quirúrgicas", y, para ello, se necesita firmar consentimientos, pero esta vía puede facilitar los protocolos de comunicación, ha observado Tort.

A principios de este año el paciente podrá acceder a su carpeta personal de salud, a través de Internet, y especificar que quiere ser donante o bien podrá pedirle a su médico de familia del centro de atención primaria (CAP) que incluya esta opción vital en su historia clínica compartida, a la que puede acceder un facultativo de otro nivel asistencial.

En España no hay un registro de donantes, y, si bien existe la opción de hacerse el carné de donante, ésta no queda apuntada en ningún sitio, ha subrayado Tort, que, con la citada iniciativa busca aligerar protocolos y sumar el mayor número de donantes.

El director de la Ocatt ha atribuido la "falta de donantes" a mejoras como la caída de donaciones registrada por la bajada de accidentes de tráfico y de tipo laboral --por la crisis inmobiliaria--, el decrecimiento de las muertes cerebrales encefálicas y de infartos cerebrales gracias al Codi Ictus.

CAMBIO DEL "DONANTE TRADICIONAL"

Como el "donante tradicional" ha cambiado, la Ocatt ha diseñado varias estrategias para adaptarse a una nueva realidad a través, por ejemplo, de programas de incentivación del donante vivo de riñón --los 499 trasplantes de riñón registrados hasta noviembre de 2014 supusieron un 14% respecto al año anterior--.

También se ha propuesto aumentar la donación en casos de asistolia o paro cardíaco para que las unidades de cuidados intensivos (UCI) comuniquen a las familias de enfermos terminales en proceso de agonía la posibilidad de convertir al paciente en un candidato de donación, en caso de que los órganos vitales se encuentren en buen estado.

PARÓN CARDÍACO

En estos casos, que ya llevan a cabo los hospitales del Mar, Bellvitge, Clínic y Can Ruti y que se planea que se hagan en Sant Pau y Vall d'Hebron, los médicos hablan con la familia para ofrecer la opción de retirar la respiración asistida: "Se hace cuando hay una muerte técnica y es cuestión de días. Los familiares suelen ser los primeros en dar su consentimiento".

En los casos de donantes de casos de asistolia de enero a octubre se ha pasado de 14 donantes en 2013 a 28 durante este año, ha celebrado Tort, que ha admitido que queda mucho camino por recorrer todavía en este sentido en Cataluña.