Actualizado 25/03/2015 14:50 CET

La donación en asistolia, clave ante la escasez de pulmones para trasplante

Trasplante renal
EUROPA PRESS/HOSPITAL VIRGEN DEL ROCÍO DE SEVILLA

MADRID, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

La realización de trasplantes de pulmón de donantes en parada cardiaca o en asistolia se han convertido en la solución "más eficaz" para combatir la escasez de estos órganos, ya que además consiguen supervivencias ligeramente superiores a las que ofrecen los trasplantes procedentes de donantes en muerte encefálica.

Esta alternativa se realiza con aquellos pacientes que, cumpliendo las condiciones clínicas de donación, son diagnosticados de muerte por el cese irreversible del latido cardíaco. En España se inició este tipo de actividad en el año 2002 y, desde entonces, se han realizado un total de 74 trasplantes pulmonares con donantes en asistolia.

Y según se ha visto, la supervivencia de los pacientes trasplantados a partir de donantes en asistolia es del 83,3 por ciento, en línea con el 80,3 por ciento registrado por los receptores pulmonares de donantes en muerte encefálica, según ha destacado Andrés Varela, cirujano torácico y miembro de SEPAR.

Este experto ha insistido en la necesidad de "encontrar soluciones eficaces" que permitan aumentar el número de órganos disponibles para estos pacientes, y ha defendido que los donantes en parada cardiaca, tanto controlada como no controlada, "están aportando un número adicional muy relevante de órganos válidos para trasplantes".

Su aportación es clave porque, a pesar de que en España se realizaron 262 trasplantes pulmonares el último año, la escasez de órganos sigue siendo un importante problema ya que conlleva el aumento de las listas de espera de los trasplantes pulmonares.

"Los períodos prolongados de espera para conseguir un órgano para cada paciente repercuten en el aumento de la mortalidad de las listas de espera. En consecuencia, también se ven afectados los pacientes que llegan al trasplante casi al límite de su reserva o en situación de urgencia", ha reconocido Varela.

Precisamente la donación en asistolia será uno de los temas de estudio del 48 Congreso Nacional de SEPAR que se celebrará próximamente en Gran Canaria, donde se propondrá el desarrollo de protocolos que mejoren la atención en las unidades de cuidados intensivos de los pacientes que pueden llegar a ser donantes de órganos, junto con la rápida y eficaz coordinación son las estrategias clave para el aumento progresivo de donantes disponibles en España.

MEJORAR LA COOPERACIÓN ENTRE CENTROS

"La cooperación entre centros, junto con acciones de difusión que fomenten la donación de órganos, son estrategias de actuación prioritarias que permitirán el desarrollo de programas homogeneizados y más eficaces", ha afirmado Varela.

Asimismo, también considera importante seguir avanzando e investigando en este tipo de donación para ofrecer la mayor seguridad y calidad en los trasplantes realizados a partir de estos donantes.

La condición de irreversibilidad se produce por la falta de respuesta a las maniobras de reanimación cardiopulmonar o por lesiones incompatibles con la vida que generan la parada cardiaca. La media de edad de los donantes en asistolia es inferior a la de los donantes en muerte encefálica.

"El límite propuesto al principio fue de 55 años, no obstante, en la actualidad se consideran incluso pacientes de 65 años, siempre y cuando estos cumplan con todos los criterios clínicos para ser donantes", ha explicado Varela.