El dolor de garganta provoca 4 millones de consultas por año en España

Actualizado 13/03/2013 15:49:31 CET

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

El dolor de garganta o faringoamigdalitis motiva cuatro millones de consultas al año en España, lo que significa que se trata de la infección respiratoria alta más frecuente atendida en consultas de atención primaria con un 34 por ciento de los casos, la gran mayoría de los cuales se relaciona con infecciones víricas, según ha señalado el farmacéutico comunitario y miembro del grupo respiratorio de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC), Xavier Boleda.

El experto se ha pronunciado así durante la conferencia 'Avances diagnósticos y terapéuticos en el manejo de los procesos inflamatorios de garganta', que se ha celebrado en Infarma2013 con el patrocinio de patrocinada por Reckitt Benckiser.

Y es que, se calcula que se producen 16 millones de casos anuales, que suponen el 15 o 20 por ciento de las infecciones respiratorias. Además, según ha informado, en otro estudio realizado en España, el dolor de garganta fue el motivo de consulta más frecuente por una causa infecciosa.

En este sentido, el experto ha recordado que el tratamiento más habitual para el dolor de garganta son los Aines y/o antibióticos (en caso de infección bacteriana), aunque, ha puntualizado, para las infecciones virales leves, los analgésicos-antiinflamatorio pueden ser una "buena terapia".

Dicho esto, Boleda ha señalado que diversos datos demuestran que la sobreprescripción de antibióticos es "ineficiente" porque no acorta el curso de la enfermedad infecciosa en pacientes individuales, aumenta los costes y causa efectos adversos innecesarios como, por ejemplo, síntomas gastrointestinales cefalea, rash cutáneo o infecciones fúngicas.

Por otra parte, en una revisión realizada por la organización Cochrane en pacientes adultos con bronquitis aguda tratados con antibióticos se registró hasta un 31 por ciento de efectos adversos. También, ha comentado el experto, aumenta el potencial para el desarrollo y expansión de las resistencias en la comunidad y en el propio individuo, así como la frecuencia en episodios similares (dolor de garganta) en el mismo individuo, lo que aumenta los costes de tratamiento.