El doctor Antonio De Lacy usa por primera vez una técnica que mejora el postoperatorio en cirugía de esófago y estómago

Publicado 21/11/2018 15:03:44CET
QUIRÓNSALUD

MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director del Instituto Quirúrgico Lacy (IQL), dentro del Hospital Quirónsalud de Barcelona, Antonio De Lacy, ha utilizado por primera vez la tecnología 'Verde de Indocianina', un compuesto soluble que se puede administrar por vía intravenosa o intraarterial, que mejora el postoperatorio en cirugía de esófago y estómago.

De hecho, existen múltiples estudios científicos que demuestran que esta económica y segura maniobra ha cambiado la decisión intraoperatoria en 1uno de cada 10 pacientes, y ha disminuido entre 2 y 3 veces la incidencia de la incorrecta cicatrización de la anastomosis, las suturas que reconectan las partes intervenidas. A tenor de estos resultados, a día de hoy, otros grupos quirúrgicos del mundo ya utilizan también el Verde de Indocianina de forma rutinaria en todas las anastomosis digestivas.

La incidencia del cáncer de esófago y estómago está aumentando a nivel mundial, y especialmente en los países occidentales. En concreto, es la quinta enfermedad maligna más frecuente en el mundo, la sexta en España, y sin duda una de las más agresivas. Afortunadamente, existen múltiples líneas de investigación que actualmente permiten beneficiarse de tratamientos más que estudiados y aceptados.

El pilar fundamental del tratamiento es la cirugía, con un papel cada vez mayor para la quimioterapia y la radioterapia. Ahora bien, en los últimos años, los avances que se han producido en el ámbito de la cirugía han permitido mejorar de forma sustancial sus prestaciones al tiempo que se reducían las complicaciones y se mejoraban los tiempos de recuperación.

Esta cirugía se lleva a cabo mediante imágenes 3D de alta definición y con instrumental laparoscópico de última generación, permitiendo que el paciente se beneficie de una recuperación más rápida, con menor dolor postoperatorio, con cicatrices mucho más pequeñas y con menos infecciones.

La complicación más temida de la cirugía del cáncer de esófago y estómago es la incorrecta cicatrización de la anastomosis esofágica, entendiendo como tal la reconstitución de la continuidad digestiva. Tras extirpar el tumor y el órgano o parte del órgano enfermo, el siguiente paso es volver a conectar el esófago restante con el intestino delgado.

"Nuestro número de complicaciones es mucho menor al obtenido en centros de referencia internacionales. Si nos fijamos en la incorrecta cicatrización de la anastomosis esofágica, esta disminuye más de un 80 por ciento respecto al resto de centros especializados, baja del 20 al 2 por ciento. La duración de ingreso suele ir de 4 a 7 días y, ante la ausencia de complicaciones, no existe ningún riesgo de necesitar una bolsa", ha explicado el doctor De Lacy.

La indicación principal de la cirugía de esófago y estómago es el tratamiento del cáncer, pero existen numerosas enfermedades no cancerosas que también se operan de forma parecida. Así, los pacientes con hernia de hiato, reflujo gastro-esofágico o acalasia que requieran cirugía también pueden ser tratados de la misma manera y con resultados óptimos.