Disponer de servicios de interpretación en asistencia a inmigrantes reduciría el uso de Urgencias, según un estudio

Presentación del informe en el Colegio de Médicos de Madrid
ICOMEM
Publicado 12/12/2018 17:31:33CET

También contribuiría a disminuir las negligencias médicas

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un informe elaborado por el Colegio de Médicos de Madrid y Salud Entre Culturas expone que crear servicios de interpretación para mejorar la comunicación con los inmigrantes reduciría gastos por un menor uso de las urgencias y la disminución de las negligencias médicas.

También subraya que muchos países con una larga tradición migratoria cuentan ya con un sistema consolidado de interpretación. Así ocurre por ejemplo, en EEUU, Australia, Canadá, Noruega, Suecia, Holanda o Bélgica.

Además, alude a que otros estudios, como los de Bernstein, Graham, Jacobs, Ku y Flores, ponen de manifiesto que es una medida que "reduce costes al producirse menos errores médicos, pruebas innecesarias, hospitalizaciones y demandas".

"Es necesario crear servicios de interpretación médica ya que en las últimas décadas son muchos los pacientes procedentes de diversos países y culturas y se mejoraría la comunicación con la población inmigrante como con los turistas; ello además reduciría costes tanto por el uso de las urgencias como por la disminución del número de negligencias médicas", recalca el 'Informe sobre la necesidad de la creación de un servicio de interpretación y mediación intercultural sanitaria en la Comunidad de Madrid' que se ha presentado en el Colegio de Médicos de Madrid dentro de la 'VI Jornada Inmigración y Salud'.

Especifica además, según recalca el Colegio de Médicos de Madrid, que hay 864.485 personas de origen extranjero que residen en esta región cuyos países de procedencia son Rumanía con un 22,95 por ciento, Marruecos con un 9,06 por ciento y China con un 6,73 por ciento. A lo que hay que sumar los millones de turistas que nos visitan cada año.

"Sabemos que las personas extranjeras que acuden al médico provienen de una realidad completamente diferente a la española y muchas veces no entienden la información que les transmite el médico no sólo por el idioma sino porque determinadas costumbres no existen o cuentan con un fuerte estigma o rechazo en el país del que proceden", ha explicado el doctor Rogelio López Vélez, director de Salud Entre Culturas y jefe de la Unidad de Referencia Nacional para Enfermedades Tropicales del Hospital Ramón y Cajal.

Así, por ejemplo una práctica habitual en España como por ejemplo hacer un análisis de sangre puede tener un concepto "místico e incluso la creencia de que la sangre se puede usar para ser vendida en otros lugares".

"Por ello es necesario contar con profesionales que tiendan puentes comunicativos entre médicos y pacientes, que no sólo hablen su idioma sino que además conozcan la realidad cultural de esos países, el de acogida y el de origen y que cuenten con formación tanto en materia sanitaria como en mediación intercultural para saber cómo actuar". En la misma línea, añade, "el mediador debe tener una formación ética, cultural y médica, trabajando en un marco de colaboración interdisciplinaria", ha explicado la doctora Belén Padilla Ortega, vicepresidenta del Colegio de Médicos de Madrid.

Por su parte el doctor López-Vélez ha apuntado que "la realidad cultural es tan diferente que hay pacientes que pueden llegar a omitir información o callar ante una pregunta médica por miedo, vergüenza o tradición y tenemos que trabajar para que eso no ocurra".

PELIGROS DE NO CONTAR CON ESTE SERVICIO

En el informe presentado se menciona a la School of Public Health de la Universidad de California, institución que redactó el informe 'The high costs of medical malpractice' que recogía negligencias médicas que se podían haber evitado con la presencia de un intérprete profesional.

El mismo documento hace un repaso por la legislación existente y señala que a día de hoy no existe ninguna ley a nivel europeo ni a nivel nacional que conceda implícitamente el derecho a la asistencia lingüística al paciente. No obstante, la Ley 41/2002, de 14 de noviembre, en distintos artículos hace hincapié en que se le debe comunicar la información al paciente de forma "comprensible y adecuada" para ayudarle a tomar decisiones.

Además, el Código de Deontología Médica, de obligado cumplimiento para cualquier facultativo, recoge en algunos de sus artículos, la necesidad de tener intérpretes cualificados para llevar a cabo una asistencia sanitaria igualitaria y de calidad.

Muchos países con una "larga tradición migratoria" cuentan ya con un sistema consolidado de interpretación. Así por ejemplo, en el informe se mencionan los casos de EEUU, Australia, Canadá, Noruega, Suecia Holanda o Bélgica. En España hay algunas comunidades autónomas, como Navarra o Castilla-La Mancha, que han contado en algún momento con un sistema de mediación intercultural en el ámbito sanitario.

En el caso de Madrid se encarga de ello el SETI y Salud Entre Culturas de la Asociación para el Estudio de las Enfermedades Infecciosas "pero se trata de servicios infrautilizados y sin capacidad de llegar a toda la Comunidad de Madrid por problemas de visibilidad y falta de presupuesto".