Cómo diferenciar un catarro de una sinusitis

Publicado 03/12/2019 14:13:24CET
Resfriado, catarro.
Resfriado, catarro. - CLÍNICA LA LUZ - Archivo

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

Si la obstrucción nasal se prolonga durante unas cuatro semanas, se está ante una sinusitis aguda, y si los síntomas permanecen más de tres meses, la sinusitis es crónica, según ha explicado la jefa de Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Nuestra Señora del Rosario, la doctora Nieve Mata.

Como ha explicado la doctora, "la sinusitis aguda consiste en una inflamación de la mucosa de los senos paranasales y suele durar menos de cuatro semanas". Se caracteriza por obstrucción nasal, mucosidad nasal espesa (rinorrea) y dolor (cefalea) o sensación de presión que aumenta al agachar la cabeza. Este dolor puede localizarse a ambos lados de la nariz o sobre los ojos.

Para su diagnóstico, dado que no es necesario efectuar un estudio radiológico, se realiza una fibroscopia, esto es, se introduce un pequeño endoscopio flexible a través de la nariz para visualizar la salid de moco espeso de los senos paranasales.

"No es una prueba molesta y permite un diagnóstico rápido y precoz", ha asegurado la doctora Mata, quien ha añadido que el tratamiento en el adulto suele ser sintomático, con lavados nasales, antiinflamatorios o analgésicos y descongestionantes nasales.

Según ha afirmado esta especialista, menos del 2 por ciento de las sinusitis son bacterianas y necesitan tratamiento antibiótico. Sin embargo, sí recomienda evitar el uso de los vasoconstrictores nasales (oximetazolina) "porque pueden tener un efecto de rebote y producir dependencia. El uso de este tipo de aerosoles nasales debe limitarse a 3 o 5 días", ha indicado.

SINUSITIS CRÓNICA

Cuando los síntomas descritos se prolongan durante más de tres meses, se está ante una sinusitis crónica. "A veces se diagnostica por síntomas menores como tos crónica, dolor dental, cansancio, mal olor de boca (halitosis), resonancia al hablar o sensación de catarro permanente", ha manifestado la doctora Mata, quien ha sugerido que en este caso otra enfermedad puede estar contribuyendo a dificultar la salida del moco de los senos paranasales, como la rinitis alérgica, los pólipos nasales o tumoraciones.

Además de la fibroscopia, para valorar la ocupación de los senos paranasales está indicada la realización de una tomografía computerizada (TAC). El tratamiento suele ser a base de lavados y corticoides nasales que disminuyen la congestión.

En caso de ausencia de respuesta al tratamiento médico o de la presencia de otras patologías, puede esta indicado un tratamiento quirúrgico mediante cirugía endoscópica nasosinusal, ha explicado la doctora.

"Con este tipo de cirugía mínimamente invasiva se consigue una modificación de la anatomía, lo que permite el drenaje adecuado o el tratamiento de la patología obstructiva subyacente (derivación septal, poliposis nasal o tumores nasosinusales), así como de las posibles complicaciones orbitarias o intracraneales", ha concluido la otorrinolaringóloga del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

Contador