Publicado 01/10/2020 13:45CET

El diagnóstico la artritis reumatoide es clave para un tratamiento adecuado y minimizar las posibles secuelas

Daño articular de la artritis reumatoide.
Daño articular de la artritis reumatoide. - CAMAZINE SCOTT - Archivo

MADRID, 1 Oct. (EUOPA PRESS) -

Casi 300.000 personas padecen artritis reumatoide en España una enfermedad reumática de gran importancia debido a su impacto, en muchas ocasiones en personas jóvenes, sin embargo aún existe retraso en su diagnostico, destaca el presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el doctor José Mª Álvaro-Gracia, quien señala que "esto es muy grave, ya que se pierde un tiempo vital para poder establecer un tratamiento adecuado y poder minimizar las posibles secuelas".

A pesar de ser una patología muy incapacitante, el retraso en el reconocimiento de los primeros síntomas por parte del paciente puede hacer que el diagnóstico se retrase, lo cual se une a que el tiempo entre la derivación desde la consulta en Atención Primaria y la consulta de Reumatología de un paciente con artritis reumatoide es, con frecuencia, mayor de lo recomendado, situándose hasta en varios meses en muchos de los Servicios.

Esta es una de temas que se han puesto de manifiesto en el marco del XI Simposio de Artritis Reumatoide de la SER, que se celebra vía 'on-line' del 1 al 3 de octubre. Allí, expertos han recordado que cuanto más precoz sea el diagnóstico y la aplicación de una estrategia terapéutica adecuada mayor será la posibilidad de evitar los efectos devastadores de esta patología, ya que la inflamación mantenida y no controlada puede acabar dañando los huesos, ligamentos y tendones que hay alrededor de la articulación, lo que conduce a una deformidad progresiva.

Así, "cuanto antes comienza el tratamiento más posibilidades hay de que la enfermedad se controle y pueda el paciente llevar una vida plena y de calidad", insiste el doctor Álvaro-Gracia, también jefe del Servicio de Reumatología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid. En este sentido, recuerda que "siempre que un paciente presente dolor articular más acentuado durante el reposo o inmediatamente después del mismo y tumefacción, es decir, hinchazón, debe requerir asistencia médica".

Desde la SER, se llevan a cabo múltiples campañas de sensibilización con el objetivo de mejorar el conocimiento de esta patología entre la población general e intentar contribuir a mejorar la detección precoz como puede ser 'Escucha a tu cuerpo' o 'Ponle nombre al reuma' y, justo hoy, se celebra el 'Día Nacional de la Artritis Reumatoide'.

Por su parte, la doctora Susana Romero, jefa del Servicio de Reumatología del Complejo Hospitalario Universitario de Pontevedra, defiende que "la creación de Unidades de artritis precoz y el establecimiento de procesos asistenciales orientados a una atención ágil y accesible ha disminuido, en muchas áreas, el tiempo de demora, pero esto no es homogéneo aun en todas las comunidades autónomas". En este sentido, aboga también por mejorar la coordinación con Atención Primaria.

A su juicio, "la sensibilización de los sistemas sanitarios hacia esta enfermedad es importante porque una atención adecuada mejora la vida de los pacientes, que es lo primero, pero también contribuye a disminuir los costes tangibles e intangibles derivados de un abordaje tardío (discapacidad, pérdidas de horas laborales, repercusión en los ámbitos familiar y social...). Y en esto han de trabajar coordinados todos los agentes implicados en la atención de la artritis reumatoide: pacientes, clínicos y gestores".

Además, sostiene que "la implementación de herramientas para medir resultados en salud aplica a estrategias terapéuticas, pero también a procesos asistenciales y solo utilizándolas se podrá saber lo que se hace bien y las áreas de mejora".

Por otro lado, el doctor Jaime Calvo Alén, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Araba (Vitoria), señala que "la práctica totalidad de pacientes con AR llevan de forma crónica tratamientos inmunomoduladores o inmunosupresores y, por tanto, la prevención de las infecciones es prioritario. Existe un consenso generalizado respecto a que todos los pacientes deben recibir las vacunas antigripal y anti-neumocócica, así como la de la hepatitis B en caso de ser seronegativos".

Contador

Para leer más