La detección temprana de los sarcomas logra la supervivencia en casi el 80% de los casos

Publicado 19/06/2019 12:02:42CET
El sarcoma de tejidos blandos requiere un abordaje multidisciplinar para reducir las recaídas de los pacientes
FLICKR/ED UTHMAN - Archivo

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El avance en la detección temprana de los sarcomas así como en la intervención y tratamientos, desde los años 80 hasta ahora, ha logrado que el índice de supervivencia sea cercano al 80 por ciento de los casos, según ha afirmado el cirujano ortopédico, traumatólogo y especialista en cáncer de huesos del Hospital San Juan de Dios de Tenerife, Manuel González Gaitano.

El sarcoma de hueso es un tipo de cáncer que puede aparecer por herencia genética o por factores externos como son la mala alimentación, exposición prolongada a productos químicos empleados como conservantes y saborizantes de alimentos así como a la gran cantidad de contaminantes ambientales que inciden de forma directa o indirecta en la salud o que podrían activar los factores genéticos.

Así, el médico ha advertido de la importancia de acudir al especialista en caso de que se presente un dolor permanente en una zona y que no se alivia con la ingesta de analgésicos habituales. "El dolor óseo, cuya intensidad no baja con analgésicos de los que solemos tener en casa habitualmente, podría ser una sospecha de este tipo de sarcoma", ha señalado.

Sin embargo, el sarcoma puede presentarse también en tejidos blandos. En este caso, la sintomatología es diferente, ya que "el sarcoma en tejidos blandos suele ser asintomático en sus fases iniciales, si bien es cierto que suele localizarse en las extremidades y que puede aparecer una masa profunda que crece con el paso del tiempo y que no molesta ni duele". Sobre este tipo de sarcomas, el médico ha advertido que antes de que ese tumor alcance los cinco centímetros debe ser diagnosticado con la combinación de un examen clínico y pruebas de diagnóstico por imagen. El diagnóstico del sarcoma blando finaliza con una biopsia y análisis de los tejidos afectados.

Así, el médico ha señalando que mantener una buena alimentación basada en frutas y verduras, con un aporte proteico fundamentado en el consumo de pescados y carnes de ave, y el mantenimiento de hábitos saludables como hacer ejercicio habitualmente, son puntos fundamentales para la prevención de ésta y un gran número de enfermedades, sin olvidar acudir a la consulta del especialista si aparecieran síntomas.

Para leer más