Desarrollan un tratamiento alternativo para la enfermedad arterial periférica

Desarrollan un tratamiento
EUREK
Publicado 31/08/2018 16:58:17CET

MADRID, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los científicos Cristina Sabliov, profesora de Ingeniería Biológica y Agrícola, y Tammy Dugas, profesora del Departamento de Ciencias Biomédicas Comparativas de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Estatal de Luisiana, EE.UU, están desarrollando un tratamiento alternativo para enfermedad de las arterias periféricas usando un sistema de administración de nanopartículas y polifenoles no tóxicos.

Este tratamiento podría ayudar a los pacientes mejores opciones para el tratamiento de la enfermedad de las arterias periféricas con posiblemente menos efectos secundarios. Los procedimientos actuales para tratar la enfermedad, un problema circulatorio en el cual las arterias estrechas reducen el flujo sanguíneo a las extremidades, pueden tener efectos secundarios fuertes y no siempre tienen un impacto real en la mejoría de sus síntomas.

"El doctor Dugas descubrió que estas dos drogas en combinación funcionaron bien para ese propósito", dijo Sabliov. "Ella encontró la poción correcta, pero quería que las drogas se liberaran con el tiempo, y para eso, necesitaba un sistema de administración inteligente", ha señalado Sabliov.

El doctor descubrió dos medicamentos para tratar la la enfermedad arterial periférica, que son el resveratrol y quercetina. Ambos se encuentran en el vino tinto, tienen efectos beneficiosos en las células dentro de las arterias y promueven la curación de la pared del vaso, presumiblemente sin los efectos secundarios no deseados asociados con otros medicamentos utilizados en las terapias la enfermedad.

De esta forma, el objetivo de Dugas y Sabliov en el tratamiento de la enfermedad arterial periférica es utilizar medicamentos que no destruyan las células, sino que eviten que crezcan y estrechen una arteria sin el uso de un 'stent'.

La forma en que se administraría el medicamento es similar a la angioplastia, donde actualmente, los médicos insertan un balón recubierto con fármaco, o DCB, conectado a un catéter en el vaso reducido e inflan el globo para expandir el vaso sanguíneo y mejorar el flujo sanguíneo.

El balón libera un medicamento llamado paclitaxel para frenar el crecimiento de las células en las paredes del vaso donde se aplica. El problema con esto es que el paclitaxel, que también se usa como agente de quimioterapia contra el cáncer de mama debido a su capacidad para desacelerar el crecimiento de las células cancerosas, en realidad puede reducir la curación adecuada del vaso.

Las endoprótesis que se aplican típicamente dentro de las arterias del corazón son relativamente ineficaces en enfermedad arterial periférica y a veces se asocian con un riesgo de rotura, particularmente cuando se colocan donde la pierna se dobla.

Así, Sabliov y Dugas desarrollarán una terapia DCB en la cual los compuestos de vino tinto se pulverizarán uniformemente en el exterior del globo en una forma de nanopartícula que con suerte se adherirá a las paredes del vaso, liberará el fármaco y evitará que las células crezcan para estrechar el vaso y restringe el flujo sanguíneo. Por lo tanto, no se necesita un stent una vez que se extrae el balón.

"Si tomas el globo y lo sumerges en la solución de nanopartículas, no funciona; queremos un recubrimiento uniforme de partículas del globo. Solo tenemos que optimizarlo: cuánto tiempo rocías, desde qué tan lejos, qué tan rápido gira el globo", ha concluido Sabliov.