Publicado 23/07/2020 7:59:35 +02:00CET

Desarrollan un potencial tratamiento para el infarto y prevenir el ictus

Sección transversal de un vaso sanguíneo dañado inmediatamente antes de que desencadene la formación de un trombo (coágulo de sangre) en el interior.
Sección transversal de un vaso sanguíneo dañado inmediatamente antes de que desencadene la formación de un trombo (coágulo de sangre) en el interior. - JUSTIN HAMILTON

   MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Los investigadores de la Universidad Monash, en Australia, han desarrollado un medicamento que se puede administrar potencialmente como preventivo contra el ataque cardíaco. El medicamento, que se ha estudiado en células humanas y modelos animales, literalmente bloquea los cambios mínimos en el flujo sanguíneo que previene un ataque cardíaco y actúa sobre las plaquetas evitando el coágulo desencadenado por las plaquetas antes de que pueda matar o causar daño.

   Este medicamento, además, puede tener un papel en la prevención de la coagulación que es el sello distintivo de COVID-19, según publican en la revista 'Science Translational Medicine'.

   Un tercio de todas las muertes en todo el mundo, 18 millones al año, son causadas por enfermedades cardiovasculares, en gran parte ataques cardíacos o derrames cerebrales, los cuales son provocados por coágulos que bloquean los vasos en el cerebro o el corazón.

   Si bien los medicamentos como la 'Aspirina', administrados en el momento del ataque, pueden prevenir la formación de coágulos, solo funcionan en el 25 por ciento de los casos, y estos medicamentos pueden causar efectos secundarios graves por sangrado. Según el científico principal del artículo, el profesor asociado Justin Hamilton, del Centro Australiano de Enfermedades de la Sangre de la Universidad de Monash, "no ha habido nuevos medicamentos para tratar, y mucho menos prevenir, un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en más de 15 años".

   El profesor reconoce que los investigadores tropezaron con este fármaco potencial por accidente. Observaban los cambios dentro de las plaquetas que ocurren alrededor del tiempo de lo que se llama un entorno patológico, es decir, un ataque al corazón o un derrame cerebral y encontraron una enzima de interés, aislaron el gen responsable y desarrollaron un ratón al que le faltaba solo ese gen.

   Los ratones, para su sorpresa, estaban completamente protegidos contra el ataque al corazón. Pero por qué esta enzima proporcionó protección siguió siendo un misterio durante dos años. "Nos volvió locos", admite Hamilton.

   Los investigadores utilizaron la microscopía electrónica para cortar "rebanadas" ultrafinas de las plaquetas de estos ratones para ver qué estaba pasando. Lo que vieron fue una membrana ligeramente modificada, que parece evitar que estas plaquetas se adhieran entre sí o a las paredes de los vasos sanguíneos, en el momento en que hay un cambio en el flujo sanguíneo. "Es esta perturbación del flujo sanguíneo la que es un sello distintivo y predictor de un ataque cardíaco", explica el profesor asociado Hamilton.

   "Esta enzima permite que las plaquetas respondan a este cambio en el flujo sanguíneo y aumenten su capacidad para coagularse, causando un ataque", añade.

   Una vez que los investigadores se dieron cuenta de la importancia de la enzima, desarrollaron un medicamento que podría detener este proceso, en modelos animales y en modelos de laboratorio que usan sangre humana. Este medicamento tiene el potencial de administrarse a pacientes con riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, para prevenir la formación de coágulos sanguíneos cuando existe riesgo de ataque.

   El siguiente paso es desarrollar un candidato a fármaco más adecuado que pueda ser llevado a un ensayo clínico, según el profesor asociado Hamilton. Inicialmente, espera probar el medicamento en pacientes que tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, como aquellos con diabetes.

   Estos mismos coágulos se han relacionado recientemente con COVID-19 como una causa clave de muerte por la enfermedad. El profesor Hamilton apunta que, si bien es temprano, "la posibilidad de utilizar nuestro antitrombótico recientemente desarrollado para mejorar el tratamiento de los pacientes con COVID-19 es una idea atractiva que nos gustaría explorar".

Contador