Desarrollan una nueva prueba cutánea detecta la infección por priones antes de que aparezcan los síntomas

Fibras de priones
AJC1/FLICKR - Archivo
Publicado 24/01/2019 17:33:55CET

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional de investigadores ha utilizado con éxito dos métodos para detectar priones en muestras de piel recolectadas de roedores inoculados. El estudio proporciona la primera evidencia de la prueba de concepto de que se pueden usar muestras de piel fácilmente accesibles para detectar la enfermedad priónica antes de que aparezcan los síntomas clínicos.

Los priones pueden infectar tanto a los humanos como a los animales, causando la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob en los humanos, la enfermedad de las vacas locas en el ganado y la enfermedad de desgaste crónico en alces y ciervos.

Las partículas de proteínas infecciosas y mal plegadas a menudo pasan desapercibidas ya que destruyen el tejido cerebral, causando pérdida de memoria, problemas de movilidad y, en última instancia, la muerte. La detección preclínica de priones ha resultado difícil, pero una nueva investigación sugiere que las muestras de piel contienen signos tempranos de enfermedad priónica que preceden a los síntomas neurológicos.

"Actualmente, un diagnóstico definitivo de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob depende del examen del tejido cerebral enfermo obtenido en la biopsia o autopsia. Ha sido imposible de detectar en la etapa preclínica temprana", detalla Wenquan Zou, profesor asociado de Patología en la Escuela de Medicina de la Universidad Case Western Reserve (Estados Unidos).

En el nuevo estudio, publicado en la revista 'Nature Communications', Zou y sus colegas detectaron con éxito priones en muestras de piel de roedores tan pronto como dos semanas después de la infección. También detectaron priones en la piel de roedores no inoculados que se alojaron junto con compañeros de jaula inoculados, lo que demuestra que la transmisión de priones puede ocurrir entre roedores que cohabitan.

Los priones se detectaron en muestras de piel de los roedores inoculados antes de que mostraran signos clínicos de enfermedad priónica. Los investigadores primero inocularon los cerebros de hámsters y ratones transgénicos humanizados con muestras de priones de roedores o humanos, respectivamente. Luego, recolectaron muestras de piel y cerebro en diferentes momentos y utilizaron dos métodos diferentes para detectar proteínas priónicas asociadas a la enfermedad en los tejidos.

Tanto en hámsters como en ratones, los investigadores detectaron priones en la piel antes de que pudieran detectarse en el tejido cerebral. Los investigadores concluyeron que los priones de la piel podrían servir como un biomarcador útil para el diagnóstico preclínico de las enfermedades priónicas.

"Dado que la piel es fácilmente accesible y la biopsia de piel es mínimamente invasiva, la detección de priones en la piel será muy útil para monitorear la progresión de la enfermedad y evaluar la eficacia terapéutica durante los ensayos clínicos o tratamientos cuando la terapia priónica esté disponible en el futuro", detallan los investigadores.

Contador