Actualizado 24/06/2020 11:49 CET

Un sistema advierte antes del deterioro de pacientes con COVID-19

CLEW medical device is demonstrated at UMass Memorial Hospital in Worcester, Massachusetts Monday, August 19, 2019.
CLEW medical device is demonstrated at UMass Memorial Hospital in Worcester, Massachusetts Monday, August 19, 2019. - BILLIE WEISS - Archivo

   MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un sistema israelí, que utiliza datos e inteligencia artificial, alerta a los médicos unas ocho horas antes de que la situación de pacientes con coronavirus se deteriore. El programa ha sido aprobado para ser usado de inmediato en hospitales de Estados Unidos por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

   La compañía informática CLEW, situada en la ciudad norteña de Natania, ha creado el sistema que, según explicó su gerente, Gal Salomon, avisa cuando los pacientes de COVID-19 probablemente vayan a tener un fallo respiratorio relacionado con el virus. Este programa informático ha ayudado a mantener la red de telemedicina en funcionamiento en los dos mayores hospitales de Israel durante la pandemia.

   El sistema funciona a partir de una base de datos de miles de pacientes con coronavirus, la mayoría recogidos en EEUU y que son analizados con inteligencia artificial para detectar qué cambios sufren los enfermos en las horas previas al deterioro.

   El programa, que se instala en los ordenadores de los hospitales, está diseñado para administrar datos de todos los pacientes de la unidad de cuidados intensivos, no solo los enfermos de coronavirus, e informar a los médicos de cambios en el estado de salud y sugerir tratamientos según los protocolos hospitalarios.

   El sistema se comenzó a crear hace cuatro años y en marzo de 2020 recibió aprobación para ser usado en los dos principales hospitales de la región central de Israel, el centro médico Sheba, en la ciudad de Ramat Gan, y el centro médico Sourasky, en Tel Aviv. La plataforma también ha estado en funcionamiento durante 10 meses para propósitos de investigación en diez hospitales estadounidenses.