Derivar la vía excretora de forma intracorpórea permite a los pacientes recuperar antes su ritmo de vida normal

Actualizado 07/07/2015 16:48:39 CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

Derivar la vía excretora de forma intracorpórea permite a los pacientes recuperar antes su ritmo de vida normal, según ha explicado la doctora del servicio de Urología del Hospital Universitario HM Sanchinarro de Madrid, Mª Lucía Osorio.

La experta se ha pronunciado así después de que su equipo, dirigido por Carlos Escalera, haya realizado con éxito dos cistectomías con soporte robótico con derivación de la vía excretora de forma intracorpórea, una intervención que se realiza en pocos centros de España.

"En el hombre la cistectomía radical incluye la extirpación de la próstata y vesículas seminales en bloque con la vejiga. Y en la mujer, la extirpación del útero, trompas de Falopio, ovarios, uretra y una porción de pared anterior de la vagina junto con la vejiga", ha explicado la experta.

Además, prosigue, existe una fase reconstructiva que consiste en la realización de la derivación urinaria, la cual es "igual o incluso más importante" en relación a las posibles complicaciones y a la calidad de vida del paciente.

En concreto, hay dos tipos de derivaciones urinarias: externa, en la que la orina se conduce al exterior a través de la piel directamente o usando un asa de intestino desfuncionalizada para realizar un estoma, e interna, en la que se realiza una nueva vejiga con un fragmento de intestino, pudiendo recuperar una función vesical casi normal.

VENTAJAS DE LA CIRUGÍA ROBÓTICA EN EL PACIENTE

Antes de someterse a la intervención, los pacientes podían llevar una vida casi normal, aunque en ocasiones presentaban hematuria (sangre en la orina), algo que en determinadas situaciones puede llegar a precisar el ingreso y la colocación de una sonda vesical.

"No hay que olvidar que esta intervención tiene un indicación oncológica para curar el tumor de vejiga, que en ausencia de tratamiento puede ser mortal", ha apuntado Osorio, para señalar que estos "dos procedimientos realizados hasta el momento duraron unas 9 horas y el postoperatorio de ambos casos se produjo sin complicaciones mayores, con buen control analgésico, un más rápido retorno de la función intestinal, y menor estancia hospitalaria, siendo dados de alta a los 10 y 14 días".

De hecho, la derivación de la vía excretora intracorpórea tiene varias ventajas, como incisiones más pequeñas, un retorno más rápido de la función intestinal, y menor estancia hospitalaria, por lo que el paciente recupera antes su actividad habitual y el ritmo normal.

Tras recibir el alta, los pacientes acudieron a revisión a los 10-15 días para evaluar la evolución en domicilio. Se revisaron con el paciente los resultados del análisis anatomopatológicos y se programó el posterior seguimiento según la necesidad o no de tratamiento sistémico posterior en función del estadio tumoral.

"La evolución de la cirugía robótica ha hecho que la sutura intracorpórea sea un procedimiento factible y sencillo aportando una nueva dimensión a la cirugía reconstructiva, que está ganando cada vez mayor popularidad", ha zanjado Osorio.

Para leer más