Publicado 28/04/2020 15:25:42 +02:00CET

Demuestran la eficacia del tratamiento con hormona de crecimiento en niños con estatura baja

La investigadora de la UEx Laura Galán
La investigadora de la UEx Laura Galán - UEX

   MÉRIDA, 28 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio de la Universidad de Extremadura (UEx) ha demostrado la eficacia del tratamiento con hormona de crecimiento en niños con estatura baja.

   Se trata de casos de niños que han nacido pequeños para su edad gestacional y, hasta la fecha, no existía ningún estudio en Extremadura que demostrara su eficacia y seguridad.

   Así, como ha informado la UEx en nota de prensa, en comparación con la incidencia de otros trastornos del crecimiento, la de los niños nacidos Pequeños para su Edad Gestacional (PEG) es relativamente alta.

   En torno al 85-90 por ciento de los niños nacidos PEG van a presentar una recuperación espontánea en los primeros años de vida, alcanzando una talla adulta normal, sin embargo, un 10-15 por ciento de ellos no presentan ese crecimiento recuperador, alcanzando alturas inferiores a la media y suponiendo el 20-30 por ciento de los individuos bajos en la población.

   Además de problemas de crecimiento, los niños PEG pueden presentar alteraciones del desarrollo neurológico, de conducta y aprendizaje, un mayor riesgo de alteraciones metabólicas, así como alteraciones en el desarrollo de la pubertad.

   En el año 2003, la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos (EMEA) aprobó la indicación terapéutica de la hormona de crecimiento (GH) para niños nacidos PEG con talla baja.

   Sin embargo, hasta la fecha no existía en Extremadura ningún estudio que demostrara su eficacia y seguridad, hasta la investigación de Laura Galán, doctora en Biomarcadores de la Salud y Estados Patológicos por la Universidad de Extremadura.

   La principal conclusión de su estudio es que el tratamiento con hormona de crecimiento en el niño nacido PEG con talla baja ha demostrado su eficacia en cuanto a mejoría de talla durante el tratamiento y en cuanto a normalización de la talla adulta, mayor cuanto más precoz sea su inicio.

   Galán señala en el estudio que se debe prestar especial atención durante el seguimiento al metabolismo hidrocarbonado y a la correcta dosificación de la hormona de crecimiento.

   El tratamiento con esta hormona, además de mejorar la talla final, parece tener un efecto beneficioso sobre el metabolismo lipídico, disminuyendo los niveles de colesterol total y colesterol LDL.

   "Es importante sensibilizar a los padres y los médicos de que aunque la mayoría de los niños nacidos PEG harán bien su desarrollo, aquellos que no lo consigan se beneficiarán de los efectos positivos de este tratamiento", ha explicado.

   Además, la investigación demuestra que el tratamiento con hormona de crecimiento en el paciente nacido PEG no influye en el normal desarrollo de la pubertad. En pocos casos se han detectado efectos adversos que motiven la suspensión del tratamiento, siendo el más frecuente de ellos la cefalea.

EL ESTUDIO

   El estudio de Laura Galán es de tipo observacional retrospectivo y se han incluido todos los pacientes PEG que han recibido o están recibiendo tratamiento con GH entre los años 2003 y 2016 en las diferentes Unidades de Endocrinología pediátrica de Extremadura.

   Galán ha tardado tres años en realizarlo y demostrar que el tratamiento con hormona de crecimiento produce una aceleración de la velocidad de crecimiento en el niño nacido PEG con talla baja, mayor durante los primeros años.

   Se consigue la normalización de la talla durante el tratamiento en la mayoría de los pacientes sin aceleración patológica de la edad ósea y la edad de inicio temprana es el factor más influyente en la buena respuesta al tratamiento con hormona de crecimiento.

   "La realidad es que en la práctica clínica la edad media de inicio es mucho más tardía (7- 9 años), como consecuencia fundamentalmente, de la consulta y el diagnóstico tardío", ha explicado Galán.