Demandan mayor cuidado de los corazones de pacientes oncológicos

Los expertos destacan la importancia de la movilización precoz del paciente cardiaco para evitar muchas secuelas
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 07/05/2019 7:13:37CET

   MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

   Muchos médicos no están informando a los pacientes de cáncer sobre los riesgos de cardiotoxicidad de los tratamientos y es posible que ellos mismos no sean conscientes de los peligros. Un nuevo estudio, que se presenta en un congreso científico de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC, por sus siglas en inglés), EuroHeartCare 2019, revela la necesidad urgente de cuidar los corazones de estos pacientes.

   El creciente número de supervivientes de cáncer y el creciente número de personas mayores de 65 años que necesitan terapia crónica contra el cáncer significa que está aumentando la necesidad de servicios de cardio-oncología. La insuficiencia cardiaca causada por la terapia del cáncer puede ocurrir hasta 20 años después del tratamiento. En 2012, más de 32 millones de personas en todo el mundo vivían con cáncer.

   "Dependiendo del tipo de quimioterapia y radioterapia, entre el 1 y el 25 por ciento de los pacientes con cáncer puede desarrollar insuficiencia cardiaca debido al tratamiento contra el cáncer", explica la profesora Robyn Clark, de la Universidad de Flinders, en Adelaida, Australia. "El riesgo también depende de factores de riesgo cardiovascular como el tabaquismo y la obesidad. Una mejor vigilancia del corazón e intervención antes, durante y después del tratamiento puede prevenir o disminuir el impacto de esta cardiotoxicidad", añade.

   Los investigadores revisaron los registros médicos de 46 pacientes con cáncer seleccionados al azar con cardiotoxicidad que asistieron a uno de los tres hospitales entre 1979 y 2015. Solo el 11 por ciento fue remitido a un cardiólogo antes de la quimioterapia y menos de la mitad (48 por ciento) se derivó a una clínica de insuficiencia cardiaca después de tratamiento para el cáncer.

   Casi el 40 por ciento tenía sobrepeso o era obeso, el 41 por ciento era actual o exfumador, el 24 por ciento era consumidor habitual de alcohol, el 48 por ciento tenía hipertensión y el 26 por ciento padecía diabetes. En un subconjunto de pacientes, se comparó la práctica antes (1994-2011) y después (2012-2015) de que se publicaron las pautas 2012 de la Sociedad Europea de Oncología Médica. La referencia a un cardiólogo antes de la quimioterapia aumentó de 0 a 23 por ciento y la línea de base de un cocardiograma del corazón pasó del 57 a 77 por ciento.

   Se entrevistó a 11 pacientes, de los cuales siete participaron en el análisis de los registros médicos. Ningún paciente pudo articular sus necesidades de salud cardiaca. Más de la mitad dijo que empezaron a comer de manera saludable después de su diagnóstico de cáncer, pero parecía no comprender una dieta equilibrada.

MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA

   La ESC publicó recomendaciones en 20164 y en 2018 lanzó el Consejo de Cardio-Oncología de la ESC para promover la prevención, el diagnóstico temprano y el tratamiento de las enfermedades cardiovasculares relacionadas con la terapia del cáncer. Se debe informar a los pacientes sobre los riesgos para su corazón antes de comenzar la terapia contra el cáncer, se les debe brindar ayuda para dejar de fumar, comer de manera saludable, hacer ejercicio y controlar su peso, y se les debe informar sobre signos y síntomas de enfermedad cardiovascular.

La cardiotoxicidad se detecta mediante electrocardiograma (ECG), imágenes cardiacas y biomarcadores. La frecuencia de la evaluación depende de una serie de factores, por ejemplo, se recomienda la evaluación de la enfermedad de la arteria coronaria, la isquemia y la patología vascular en pacientes con antecedentes de radiación mediastínica a partir de los cinco años posteriores al tratamiento y luego al menos cada cinco años a partir de entonces, incluso si no tienen síntomas.

   Se pueden administrar inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA) o bloqueadores beta para prevenir o tratar la insuficiencia cardiaca. Y la terapia contra el cáncer puede modificarse, por ejemplo, reduciendo la dosis o teniendo una brecha entre dos agentes que aumentan el riesgo de insuficiencia cardiaca cuando se toman juntos (por ejemplo, antraciclinas y trastuzumab).

   "Controlar el corazón a lo largo del viaje del cáncer puede garantizar protección --apunta el profesor Clark--. La cardiotoxicidad puede ocurrir incluso en personas sin factores de riesgo cardiovascular ya que los medicamentos como las antraciclinas y el trastuzumab son tóxicos para el corazón, por lo que es un espectador inocente".

   "Para los pacientes con cáncer que desarrollan insuficiencia cardiaca, hay clínicas que mejorarán su calidad de vida, pero nuestro estudio muestra que muchos no son derivados -agrega--. Las llamadas telefónicas para apoyar y monitorear a las personas con cáncer e insuficiencia cardiaca reducirían la carga de las citas en el hospital, lo que los pacientes dijeron que era una prioridad".

Contador

Para leer más