Demandan "cuanto antes" la puesta en marcha de un Plan Nacional contra el suicidio

Depresión, triste, tristeza, melancolía, ventana
PIXABAY - Archivo
Publicado 10/09/2018 10:48:20CET

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Salud Mental ha pedido, con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, "que se ponga en marcha cuanto antes" el Plan Nacional de Prevención del Suicidio anunciado por el Gobierno el pasado junio.

Salud Mental se mostró "satisfecha" ante este objetivo concreto y recordó que considera "básico un abordaje transversal del suicidio" para mitigar sus efectos. En este contexto, recalcaron la prevención, la detección, el diagnóstico, el tratmaiento y la continuidad de cuidados mentales, al tiempo que consideran preciso "sensibilizar sobre la trascendencia" del mismo.

En España se quitan la vida alrededor de 3.500 personas al año, lo que suponen 10 fallecimientos al día por esta causa. El 75 por ciento se corresponden con hombres. El suicidio es la primera causa de fallecimiento no natural en España desde hace 11 años, y el número de víctimas triplica al de accidentes de tráfico.

Cada año se suicidan casi un millón de personas, lo que supone una tasa de 16 personas por 100.000. Por cada una de estas personas, hay otras 20 que lo intentan. El suicidio es, según reconoce la Organización Mundial de la Salud (OMS), el mayor problema de salud pública de Europa.

"En general, la conducta suicida se puede predecir y, por tanto, también prevenir", ha indicado el presidente de la Confederación Salud Mental, Nel A. González Zapico. No obstante, para conseguirlo "es imprescindible acabar con los mitos e ideas erróneas sobre el suicidio para facilitar la desestigmatización y culpabilización de la conducta suicida y, con ello, facilitar que las personas con ideaciones suicidas pidan ayuda", ha continuado.

En este sentido, la organización ha puesto en marcha una campaña de concienciación en redes sociales, '#HablaDelSuicidio', en la que se insta a la sociedad a visibilizar este fenómeno ya que, según la Confederación, "hablar es el primer paso para trabajar en la prevención".

Que no se puede prevenir es una de las creencias erróneas más común en torno al suicidio. Desde la Confederación Salud Mental hacen hincapié en que sí se puede, pero es fundamental la detección temprana y poder disponer de los recursos, profesionales y espacios adecuados.

Además, otro mito es que las personas que se suicidan son egoístas, o valientes, cuando "la realidad es que la conducta suicida no está vinculada con estas cualidades, sino con un altísimo grado de sufrimiento de la persona", ha aclarado Salud Mental.

La campaña también incide en que los intentos de suicidio no son llamadas de atención, como también se cree, sino "la manifestación de la desesperación y dolor que siente la persona", ha añadido la organización, y "tampoco es cierta la idea de que la persona que quiere acabar con su vida no avisa, ya que muchas personas revelan de alguna manera sus intenciones a su entorno".

INFORMAR DE MANERA RESPONSABLE

Desde la Confederación Salud Mental han recordado, de igual manera, que "informar de manera responsable y adecuada es una de las medidas que pueden ayudar a prevenirlo", por lo que han instado a los periodistas a "no descartar hablar sobre suicidio", siempre y cuando se sigan las recomendaciones de la OMS en este sentido. Paralelamente, Salud Mental ha elaborado unas recomendaciones para los profesionales de los medios de comunicación.

Se ha incidido en que es necesario evitar tratar la información de forma sensancionalista, sobre todo en personas famosas, que pueden tener más impacto mediático. También han recomendado no presentar el fenómeno como algo inexplicable, o como respuesta entendible ante un problema en concreto, ya que es un fenómeno "complejo y multicausal".

Sin embargo, es preferible no describir explícitamente el método empleado y evitar los detalles o publicar fotografías o notas suicidas. También es "relevante" mencionar siempre los recursos de ayuda disponibles, como líneas telefónicas o servicios de salud mental, como se hace en las informaciones sobre violencia machista y el teléfono 016.

Por último, han animado a los medios a no limitarse a hablar únicamente sobre los efectos nocivos del suicidio, sino a dar cobertura también a las historias de superación y al afrontamiento positivo en circunstancias adversas.