Deja que tu perro ayude a tu corazón

Publicado 08/03/2015 9:09:32CET
Perro, cachorro, corazón
GETTY/DOROTTYA_MATHE

MADRID, 8 Mar. (INFOSALUS) -

Varios estudios han mostrado que los propietarios de perros tienen una presión sanguínea más baja que los que no los poseen, probablemente porque sus mascotas tienen un efecto calmante sobre ellos y porque quienes poseen perros tienden a hacer más ejercicio.

En 2013, la Asociación Americana del Corazón publicó un resumen científico basado en su revisión de datos sobre personas y sus mascotas entre los que se incluían muchos estudios de propietarios de perros. El comunicado concluía que tener una mascota se asociaba con un menor riesgo de enfermedad cardiovascular.

Aunque, tal y como recogen en el blog de la Escuela de Medicina de Harvard, esta institución americana no confirmó una causa y efectos claros, señalaba que poseer una mascota podría ser una parte razonable de una estrategia global para reducir el riesgo de enfermedad cardiaca.

En su entrada en Internet, los americanos apuntan que el poder del tacto también parece ser una parte importante de este 'efecto mascota'. Varios estudios muestran que la presión sanguínea baja cuando una persona acaricia a un perro.

Además, existen algunas evidencias de que tener un perro se asocia con niveles bajos de colesterol y triglicéridos. Un gran estudio centrado en esta cuestión descubrió que quienes poseían un perro tenían niveles de colesterol y triglicéridos más bajos que quienes no tenían estas mascotas y que estas diferencias no se explicaban por la dieta, el tabaquismo o el índice de masa corporal (IMC). Sin embargo, la razón de estas diferencias no está clara aún.

El efecto calmante de los perros sobre los humanos también parece ayudar a las personas a manejar el estrés. Por ejemplo, algunas investigaciones sugieren que las personas con perros experimentan menos reactividad cardiovascular durante los momentos de estrés. Esto significa que su tasa cardiaca y su presión sanguínea suben menos y vuelven a la normalidad más rápido, sorteando así los efectos del estrés en el organismo.

CÓMO PRACTICAR LA ATENCIÓN PLENA AL PASEAR A TU PERRO

La conciencia plena o su término en inglés 'mindfulness' ha ganado una tremenda atención a lo largo de la pasada década al igual que cada vez hay más estudios sobre los beneficios cardiovasculares de tener mascota.

Según explican en el blog americano, los estudios sobre su uso sugieren que la atención plena, la capacidad para vivir cada momento como se presenta y aceptarlo sin realizar un juicio, puede ayudar a reducir el estrés y fomentar la salud.

Por otro lado, quizás uno de los beneficios psicológicos más importantes de la interacción con un perro es la posibilidad que proporciona para estar más centrado, ya que supone fijar la atención de forma consciente en el momento presente.

Una cantidad creciente de investigaciones muestran que tener un perro ayuda a ser físicamente más activo, ya que hay que sacarlo a pasear, y además reduce los sentimientos de aislamiento y soledad, contribuye a calmar los nervios y mejora la vida de los mayores. El solo hecho de poseer un perro puede disminuir la presión sanguínea y la tasa cardiaca del propietario además de tener un efecto positivo también en el perro.

La atención plena es un componente de muchas técnicas de relajación, incluyendo el yoga, la respiración profunda, el tai-chi, el masaje, la reflexología, escribir un diario y la oración. La técnica también puede emplearse con facilidad al pasear a un perro, para ellos cada paseo es una aventura cargada de nuevos encuentros, olores y visiones.

Desde el blog de Harvard, sugieren los siguientes consejos para practicar la atención plena cuando saques a pasear a tu perro:

* Al comenzar a pasear, tómate un momento para atraer tu atención a las sensaciones que experimentas en tu cuerpo.

* Respira a través de tu nariz. Deja que el abdomen se expanda por completo. Después respira a través de tu boca. Nota las sensaciones de cada inhalación y exhalación.

* A medida que continúes caminando, involucrar a todos tus sentidos. Capta cada visión, tacto y sonido. Saborea cada sensación.

* Cuando tu mente deambule, y sin duda lo hará, lleva tu atención de nuevo poco a poco al momento presente, incluyendo la alegría de tu perro al estar contigo fuera de casa.

"Al aprender a centrarte en el aquí y ahora, puedes conseguir ser menos propenso a encontrarte atrapado en preocupaciones y remordimientos", concluyen los autores del blog de la institución médica americana.