Un decálogo trata de adaptar las informaciones sobre salud mental para eliminar el estigma que sufren los pacientes

Presentación del Decálogo en Salud Mental
EUROPA PRESS
Publicado 05/10/2018 13:21:59CET

MÉRIDA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Federación Extremeña de Asociaciones de Familiares y Personas con trastorno Mental grave (Feafes), a través del Observatorio de Salud Mental, ha elaborado un decálogo dirigido a los medios de comunicación para que el tratamiento que dan a las noticias que afectan al colectivo, en especial aquellas relacionadas con sucesos violentos, no contribuyan a fomentar el estigma social que tradicionalmente vienen sufriendo las personas que viven con problemas de salud mental.

Este decálogo ha sido presentado este viernes a los medios de comunicación, y asimismo será difundido con motivo del la celebración del Día de la Salud Mental, que el próximo 10 de octubre celebra su vigésima edición, con un acto central en Extremadura que tendrá lugar en Badajoz.

El decálogo forma parte de una campaña sufragada gracias a una subvención de 10.000 euros procedentes de la Junta de Extremadura que tiene como lema #AlertaEstigma, un hashtag con el que se pretende incidir en esta idea a través de las redes sociales.

A la presentación han asistido el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, la directora gerente del Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a la Dependencia (Sepad), el vicepresidente de Feafes, Antonio Lozano, y la responsable técnico del Observatorio de Salud Mental, Inmaculada Valero.

Vergeles ha señalado que la campaña pretende "mejorar la imagen" y "eliminar el estigma" de las personas que tiene un problema de salud mental, algo en lo que se ha venido trabajando en el tiempo con los sucesivos planes de salud mental.

Ha señalado que el decálogo utiliza un lenguaje "sencillo" con el que llegar a toda la población, y en el que los medios de comunicación tiene un "papel fundamental" a la hora de "lograr la inclusión social verdadera" de este colectivo.

UNA "BARRERA" PARA LOS PACIENTES

Por su parte, Lozano ha señalado que el estigma social de los pacientes de salud mental es una "barrera" que les impide avanzar e integrarse en el conjunto de la sociedad, a pesar del avance que ha supuesto el cambio del modelo "manicomial" al comunitario.

"Las personas con trastorno mental tienen serias dificultades de integración, pero no porque se trabaje más o menos con ellos, sino porque la sociedad a veces es muy cruel, y porque desde tiempos remotos hemos estigmatizado a este colectivo".

Así, y a pesar de los progresos, la "sociedad no acaba de entender que las personas con trastorno mental son ciudadanos de pleno derecho como el resto de ciudadanos".

Para ello, se necesitan proyectos de sensibilización como este, que es la primera vez que se pone en marcha y que esperan que tengan mayor envergadura en próximas ediciones "para poder recorrer todo el territorio", para lo cual es necesario un mayor apoyo y financiación por parte de la administración pública.

Por su parte, la responsable del Observatorio de Salud Mental, Inmaculada Valero, ha destacado el "papel importantísimo" de los medios de comunicación en el tratamiento de informaciones, y en especial se ha referido a los sucesos, en los que se detecta que se "relaciona directamente la violencia con las personas que tiene un problema de salud mental", lo cual "perpetúa el estigma".

Para evitar que esto se produzca, se ha elaborado este decálogo con mensajes en primera persona elaborados por personas con problemas de salud mental. Al respecto, ha dicho que los "prejuicios infundados" y "estereotipos" tienen "una fácil erradicación", ha dicho, en tanto que "cuando conocemos a las personas nos enseñan que no tiene nada que ver la imagen que tenemos de ellos con su realidad".

DECÁLOGO

El primer punto de decálogo recomienda contar con la opinión de personas que viven problemas de salud mental, con el fin de desmontar estereotipos; la segunda apuesta por la utilización de fuentes de información objetivas y fidedignas, como son las propias entidades que forman parte de Feafes.

Igualmente, recomienda conocer a personas con problemas de salud mental, para comprobar que "no son más violentas que el resto de la sociedad"; el cuarto punto reivindica que las personas de este colectivo tienen una "vida plena y normalizada", pues viven, sienten y quieren "igual" que el resto.

Asimismo, pide utilizar material gráfico que se corresponda con una "imagen realista" de este colectivo; así como el uso de un lenguaje adecuado, sin palabras ofensivas como "loco, trastornado, enfermo mental, esquizofrénico o manicomio".

También recuerda que los problemas de salud mental afectan de forma diferente a cada persona; e insta a no usar titulares estigmatizantes, en el sentido de que un trastorno mental no debe utilizarse para explicar un comportamiento peligroso, además de que se debe evitar especular sobre la salud mental de las personas implicadas.

Finalmente, recomienda tratar al colectivo sin paternalismo, sin compasión ni lástima; así como indica que la información "bien tratada" educa, acaba con el estigma y la discriminación, y ayuda a su recuperación.

Contador