Síndic sugiere a Sanidad que dote los medios necesarios para atender el tratamiento de la obesidad mórbida

Actualizado 04/06/2012 13:32:51 CET
- Reuters

VALENCIA, 4 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Síndic de Greuges ha sugerido a la Conselleria de Sanidad que dote los medios personales y materiales que permitan atender la demanda existente en el tratamiento de la obesidad mórbida, ya sea con carácter permanente mediante la ampliación de las unidades quirúrgicas existentes o bien mediante fórmulas de carácter coyuntural que permitan aumentar la actividad asistencial de los centros de la red pública o concertar intervenciones con centros ajenos a la misma.

En su escrito, consultado este sábado por Europa Press, José Cholbi señala que la existencia de "considerables esperas" para consultas y, por tanto, para conocer el diagnóstico y prescribir el tratamiento adecuado (quirúrgico o no), podría vulnerar el derecho a la protección de la salud reconocido constitucionalmente y apartarse de los principios de eficacia y celeridad de las administraciones públicas.

El Síndic sostiene que las "demoras" en la asistencia sanitaria hacen que los pacientes afectados "vean obstaculizado el acceso efectivo a las prestaciones, con la carga de soportar un importante desfase entre el diagnóstico y el probable tratamiento" y subraya que esos efectos perjudiciales "se ven agravados por circunstancias personales del paciente y su entorno familiar, como ocurre en el ámbito de la cirugía bariátrica para pacientes con obesidad mórbida".

Este pronunciamiento tiene su origen en una queja formulada por una persona que sufre esa enfermedad y que, por un error imputable al Hospital La Fe de Valencia, fue eliminada de la lista de espera y archivado su expediente, por lo que consideraba que se había negado el

derecho al tratamiento consistente en una gastroplastia vertical, by pass instestinal y colecistectomía.

Al parecer, el Hospital de la Ribera la remitió en 2006 para cirugía vascular al Hospital de La Fe y, en el momento de notificarle su inclusión en lista de espera, enviaron ese aviso a su domicilio antiguo --que ya no figuraba en su expediente-- por lo que, al no recibirlo y no personarse, su expediente fue archivado.

En octubre de 2009, la paciente volvió a solicitar su inclusión en lista de espera y al considerar que "ha perdido tres años de antigüedad en dicha lista" y "dado los múltiples problemas de salud que le está ocasionando su obesidad mórbida", solicitó que "fuese subsanado el error" y recuperase la posición que le corresponde.

Una vez admitida a trámite la queja, Cholbi solicitó información a la Conselleria y este departamento le comunicó que tras ser remitida a La Fe y visitada en endocrinología en diciembre de 2006, la autora de la queja no acudió a su cita en octubre de 2007 "al parecer por errores en el domicilio que constaba en el hospital" y, cerca de dos años después, retomaron el contacto, le practicaron nuevas pruebas y fue incluida en lista de espera quirúrgica.

Asimismo, trasladaron al Síndic que la unidad endocrinometabólica haría una revisión del caso para determinar si procede agilizar la intervención y que, de ser así, se lo comunicarían a la paciente.

"SECUELAS" QUE "HACEN INSUFRIBLE LA ESPERA"

En las alegaciones a ese informe que presentó en febrero de 2012, la autora de la queja solicita que, en caso de que ese departamento estime que no procede agilizar la operación, también le comunique esa decisión por escrito y argumenta, en este sentido, que sufre "diversas secuelas y efectos secundarios que hacen insufrible la espera".

Sobre esa cuestión, el Síndic también aconseja al departamento de Rosado que inste a la Unidad endocrinometabólica del Hospital La Fe a que, una vez realizada la revisión del caso para estudiar si procede agilizar la intervención, comunique a la paciente su decisión.

En su informe, Cholbi sostiene que el proceso que deben seguir los pacientes para cirugía bariátrica es "un proceso lento de selección", y en el que intervienen "muchos especialistas", fundamentalmente porque "el riesgo quirúrgico es alto tanto por las características de los pacientes, así como por las propias técnicas quirúrgicas".

PREOPERATORIO ENTRE SEIS MESES Y UN AÑO

Según los datos recabados de la Conselleria, cada año aumentan este tipo de operaciones quirúrgicas, cuyo proceso preoperatorio puede durar entre seis meses y un año, y en 2006 La Fe era prácticamente el único centro de la Comunitat Valenciana que ofertaba esa intervención.

En marzo de 2006, había 102 pacientes en lista de espera quirúrgica y prácticamente la mitad de ellos llevaba más de un año aguardando a ser intervenidos. Además, Sanidad informó al Síndic de que no se remiten pacientes a otros centros públicos o privados.