Actualizado 12/09/2011 17:39 CET

CValenciana-. El H Peset de Valencia pone en marcha una unidad para mejorar el tratamiento de la epilepsia infantil

Nueva Unidad De Mejora Diagnóstico Epilepsia Infantil Del Peset
GVA

VALENCIA, 12 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los servicios de Pediatría y Neurofisiología Clínica del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia han puesto en marcha una unidad que permitirá mejorar el diagnóstico de la epilepsia infantil y aumentar la eficacia del tratamiento en casos ya diagnosticados que no responden a la medicación.

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, esta unidad posibilita la monitorización continua de larga duración (24-48 horas) de toda la actividad cerebral de cualquier niño en el que se sospeche que existe un problema epiléptico, lo que se logra con un sistema que registra simultáneamente el electroencefalograma (EEG) del paciente y su poligrafía en vigilia y sueño y que, además, con dispositivos de videovigilancia, permite visualizar en todo momento los movimientos del niño y controlar las posibles crisis epilépticas.

"La ventaja de disponer de una unidad con estas características es que podemos visualizar realmente si un paciente tiene una crisis epiléptica y esa crisis se verifica con los resultados del electroencefalograma que la confirman", ha explicado la doctora Pilar Codoñer, jefa del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Doctor Peset.

Codoñer ha afirmado que, con ello, "no solo podemos hacer un diagnóstico más certero de la epilepsia infantil, sino que solucionamos cualquier duda, descartamos pseudocrisis y podemos hacer estudios para valorar posibles tratamientos más agresivos en niños ya diagnosticados que no responden al tratamiento que se les ha pautado".

Actualmente, el Servicio de Pediatría de este hospital público valenciano controla a 300 niños con epilepsia y está previsto que en la nueva unidad se realicen uno o dos estudios a la semana.

La nueva unidad se ha instalado en la planta de Pediatría, donde los menores que deban realizarse un estudio permanecerán hospitalizados entre 24 y 48 horas. Esta unidad está en contacto directo con el Servicio de Neurofisiología, ya que todos los datos que se registran sobre el niño se vuelcan directamente al servidor de este servicio. Además, los neurofisiólogos pueden visualizar todas las imágenes y la información en tiempo real y controlar las cámaras para ajustar las imágenes durante la realización del estudio.

Se trata de una de las pocas unidades públicas que ofrecen esta posibilidad de estudiar la epilepsia infantil en un entorno hospitalario "totalmente seguro" --el personal de Pediatría también visualiza las cámaras y puede actuar rápidamente en casos de crisis epiléptica o cualquier otro problema-- y con un "alto grado de fiabilidad".

"La especificidad que nos da este sistema para diagnosticar certeramente la epilepsia infantil es enorme. Para saber si un niño tiene epilepsia no es lo mismo contar solo con los datos que registra un electroencefalograma convencional de unos 20 minutos de duración y lo que te puedan referir sus padres sobre una posible crisis, que disponer de un registro de datos de 24 o 48 horas y tener imágenes sincronizadas de las crisis que tú puedas valorar", ha afirmado el doctor Juan Moliner, jefe del Servicio de Neurofisiología Clínica del Hospital Universitario Doctor Peset.

Además, para interpretar mejor y más rápidamente los datos, el Servicio de Neurofisiología dispone de programas de análisis de paroxismos, de análisis de frecuencias y de técnicas como la cartografía cerebral, que permite conocer el grado de activación eléctrica de la corteza cerebral mediante su representación en mapas cromáticos y ver, por ejemplo, si el grado de maduración del cerebro del niño es el adecuado.