Actualizado 19/05/2011 15:10:42 +00:00 CET

Más de 400 profesionales de pediatría de la Fe se concentran por la "desestructuración" del H Infantil

Área Infantil De La Nueva Fe
GVA

VALENCIA, 19 May. (EUROPA PRESS) -

Más de 400 profesionales de pediatría se han concentrado este jueves en la puerta principal del Hospital La Fe en el Bulevar Sur para denunciar "los problemas, la función desastrosa y la desestructuración" que ha supuesto la desaparición del hospital infantil que había en las antiguas instalaciones de Campanar como entidad diferenciada.

Al respecto, el ex presidente de la Asociación en Defensa del Hospital Infantil La Fe y miembro ahora de su junta directiva, el doctor Héctor Cortina, ha señalado, en declaraciones a Europa Press, que los temores del personal desde hace dos años se han "confirmado con creces" al mezclar los circuitos de atención de adultos y niños de "manera indiscriminada". "Es un crimen para la atención de los niños", ha señalado.

Por ello, se han concentrado ante las puertas del nuevo centro con pancartas en las que se podía leer: 'Queremos un hospital infantil en la Fe', 'Salvemos el único hospital infantil de la Comunitat Valenciana', 'Salvemos a los pacientes pediátricos' o 'No a todos los actuaciones contra el hospital'.

Cortina ha señalado que el descontento es tal que los jefes de unidad de las áreas pediátricas han amenazado con dimitir si no se resuelven estas cuestiones ya que, ha afirmado, el gerente del centro, Melchor Hoyos, "no ha cumplido lo que prometió en 2010 al garantizar que el nuevo diseño tendría un área clínica específica de pediatría".

"Pero no hay nada de eso y sus funciones están controladas por los profesionales de adultos", ha señalado este ex jefe de servicio de Radiología del hospital infantil La Fe, quien ha confirmado que ni Conselleria se ha puesto en contacto con ellos ni Hoyos les ha entregado las normas de funcionamiento para casos conflictivos que les prometió.

Por todo ello, ha constatado que es "un despropósito sin ninguna justificación" porque el diseño de Campanar es "infinitamente superior en dimensiones, diseño arquitectónico, atención, características y preparación" mientras que el inmueble en Malilla es "una actuación de nuevo rico que tiene que ver con la Ciudad de las Artes y la Fórmula 1".

Asimismo, ha mostrado su temor de que "en breve" aparezca un hospital privado para "atender las deficiencias" de La Fe que, ha recalcado, "no han creado los profesionales sino las direcciones de la conselleria avaladas por las direcciones de La Fe". "No hay derecho", señala. Cortina ha apuntado que esta protesta se enmarca en la manifestación que en la tarde este miércoles celebraron vecinos de Campanar para reclamar que continue el uso sanitario en las antiguas instalaciones. "No veo razón para que desaparezca de aquella zona una atención con todas las de la ley", ha reclamado.

En ese sentido, ha expuesto que "no tiene sentido" que "se destruya" el único hospital infantil de la Comunitat Valenciana cuando en otras comunidades, como Madrid hay cuatro, o en Murcia se va inaugurar uno. Por todo ello, ha anunciado que esta asociación seguirá "mientras no haya sentido común".

"INMENSIDAD DE PASILLOS"

Así, la Asociación en Defensa del Hospital Infantil La Fe (Adehi) señala en su página web que el antiguo Hospital Infantil de Campanar ha sido "difuminado en la inmensidad de los pasillos" del nuevo centro en el Bulevar Sur y que del mismo modo el personal dedicado al cuidado del niño ha sido "dispersado", lo que ha supuesto "un entorpecimiento de la atención, malestar de los profesionales y desorientación e impotencia de aquellos a los que atendemos".

Del mismo modo, consideran que la estructura física y organizativa "no está centrada en el niño" y "no hace sino reflejar un modelo caduco de atención" con "un entrecruzamiento de niños y adultos desde que entran al hospital" cuando además "las áreas y personal sanitario polivalentes suponen un desprecio a la especialización que el avance del conocimiento y la modernización de la sociedad han hecho imprescindible".

"La uniformidad de continente y contenido no responde a la diversidad de necesidades de los enfermos, en especial de los niños porque éste y su familia necesitan espacios propios, específicamente adaptados y próximos, merecen personal especializado, y desean continuidad de la atención que reciben", ha señalado.

En esta línea, afirman que "la pérdida de estilos de atención, entornos específicos adaptados, espacios físicos, canales de participación y comunicación" han generado "indignación, incomprensión y la necesidad de reaccionar por responsabilidad ética ante la sociedad en general y los niños en particular". Por último, constan que el nuevo hospital "no ha cubierto las expectativas" creadas.