Actualizado 03/02/2010 19:27 CET

C.Valenciana.- La implantación de la receta electrónica en Alicante comienza en Banyeres de Mariola

ALICANTE, 3 Feb. (EUROPA PRESS) -

El conseller de Sanidad, Manuel Cervera, presentó hoy en Banyeres de Mariola (Alicante) el sistema de dispensación farmacéutica mediante receta electrónica, que ha comenzado su implantación en la provincia de Alicante en las dos oficinas de farmacia de este municipio, según informó hoy la Generalitat en un comunicado.

Cervera, junto con el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Alicante (COFA), Jaime Carbonell, presentó hoy en Banyeres de Mariola el sistema e indicó que la receta electrónica "supone una apuesta tecnológica de primera magnitud que proporciona al ciudadano mayor rapidez y seguridad en la dispensación".

Las dos farmacias de Banyeres de Mariola fueron elegidas para el comienzo de la receta electrónica en la provincia porque en el municipio se produce poca migración de pacientes. La e-receta se extenderá en los próximos meses por las 800 farmacias de la provincia de Alicante. Además, el conseller señaló que "sólo hay tres comunidades trabajando con receta electrónica, que son Andalucía, Baleares y la Comunitat Valenciana".

Por su parte, Carbonell, destacó que "el primer beneficiario de este nuevo sistema va a ser el paciente". "El médico va a tener más tiempo para las consultas, apuntó el presidente, que añadió que "los enfermos crónicos van a salir especialmente beneficiados, ya que no tendrán que acudir con tanta asiduidad a los centro de salud porque tendrían en su tarjeta SIP las prescripciones necesarias para las próximas semanas o meses".

Asimismo, Carbonell indicó "el enorme esfuerzo, tanto económico como humano, que supone para los farmacéuticos alicantinos y para su colegio la implantación de la receta electrónica".

Con la receta electrónica, el paciente verá aumentar la calidad asistencial con la desaparición de la receta en soporte papel, ya que el médico prescribirá la medicación en el ordenador desde el centro de salud.

Así, el paciente recibirá del centro de salud y de la farmacia información escrita de su medicación, cómo tomarla y cuándo debe volver a la farmacia a por más envases. Desde la farmacia, vía electrónica, se le podrá pedir cita a los pacientes para su médico y así aprovechar las posibilidades de esta tecnología.

Cuando un paciente solicite que le sea dispensada la medicación prescrita mediante su Tarjeta SIP en una farmacia, el farmacéutico extraerá sus datos personales y capturará las prescripciones pendientes de dispensación que el paciente desee adquirir.

Los enfermos crónicos serán los principales beneficiados al evitar las frecuentes visitas al médico para continuar sus tratamientos. El ciudadano verá asimismo reducida la burocracia en los centros de salud, el médico dispondrá de más tiempo para atender al paciente y se le podrá realizar un mejor seguimiento de su medicación. También evitará los problemas surgidos con la pérdida de recetas.

Por su parte, los farmacéuticos verán disminuidas tanto sus tareas burocráticas como la posibilidad de errores de dispensación por culpa de recetas con texto ilegible o por fallos en la trascripción. Los procesos de facturación se simplificarán ya que la e-receta no conlleva procesamiento manual alguno, desapareciendo la manipulación y revisión de recetas.

Con esta tecnología, la farmacia se consolida también como centro sanitario de referencia al verse potenciada la relación entre el ciudadano y el farmacéutico, al tiempo que se facilita el flujo de información con el médico y la administración sanitaria.

Además, la nueva herramienta permitirá la redistribución en la dispensación de las recetas de los enfermos crónicos y abrirá expectativas para nuevos servicios a desarrollar en el futuro por parte del farmacéutico mediante la potenciación de los servicios de atención farmacéutica.