El Hospital de Manises ofrece técnica para eliminar miomas uterinos preservando el útero de la paciente

Actualizado 16/11/2012 13:36:16 CET
Hospital De Manises
GVA

VALENCIA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Hospital de Manises (Valencia) realiza en exclusiva en la Comunitat Valenciana una técnica de eliminar un mioma --tumores ginecológicos benignos-- mediante 'embolización' permite una recuperación postoperatoria más rápida y preservar el útero de la paciente al ser menos invasiva que la cirugía abierta habitual. Esta técnica obstruye el riego sanguíneo del mioma y logra así que éste disminuya, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

El doctor Enrique Esteban, radiólogo intervencionista del Hospital de Manises, ha explicado que la técnica "se realiza mediante una incisión en la ingle de tres milímetros que permite introducir un fino catéter que avanza, guiado por rayos X, hacia la arteria uterina que mantiene activo el mioma".

Así, una vez en el lugar adecuado, "se inyectan pequeñas micropartículas que son llevadas hasta los miomas por el flujo sanguíneo, donde obstruyen los vasos, cortando su aporte sanguíneo y logrando que disminuyan de tamaño y desaparezcan los síntomas", ha precisado.

El Hospital de Manises es el único centro público de la Comunitat donde está disponible. "Está integrada con el conjunto de técnicas quirúrgicas que oferta el servicio de Ginecología. Esto quiere decir que las pacientes con miomas se valoran para decidir la mejor técnica posible, evitando, siempre que sea posible, la extirpación del útero", destaca Esteban.

NUMEROSAS VENTAJAS

Frente a la cirugía convencional, la principal ventaja de la embolización es la rápida recuperación ya que requiere 48 horas de hospitalización tras las cuales la paciente es dada de alta con analgésicos y antiinflamatorios durante una semana. Muchas mujeres pueden reanudar su actividad diaria "de forma ligera" pocos días después de la embolización y la mayoría puede volver a su actividad habitual entre siete y diez días después del procedimiento. Además, la técnica permite conservar el útero de la paciente y tratar todos los miomas que hay de forma simultánea.

Según el centro, "los resultados de este tratamiento son muy buenos" ya que en aproximadamente el 90 por ciento de las pacientes las hemorragias excesivas mejoran o incluso cesan. Además, elimina el dolor en un 85 por ciento y puede usarse para tratar miomas múltiples y de gran tamaño.

TÉCNICA DESCONOCIDA

"La extirpación del tumor y el útero en los casos en que es necesario intervenir sigue siendo la opción más utilizada", relata el doctor Esteban. Esto es debido a que, pese a que se han constatado "ampliamente" sus beneficios y la técnica se utiliza en Europa desde los años 90, "muchas mujeres desconocen que pueden acceder a este tratamiento".

Tal y como explica el doctor Enrique Esteban, "la embolización sigue siendo una gran desconocida para las mujeres porque en el momento del diagnóstico no se atreven a preguntar todas las opciones de tratamiento posibles, las implicaciones de la cirugía y el tiempo de convalecencia que conlleva, a veces por vergüenza ya que se trata de un problema íntimo". También influye que el especialista puede no informar sobre otras alternativas porque no esté incluido en la cartera de servicios de su centro.

SOBRE LOS MIOMAS UTERINOS

Los miomas uterinos son tumores benignos (no cancerígenos) que crecen en la pared del útero. Son los más frecuentes de aparato genital femenino que aparecen en más del 40 por ciento de las mujeres en edad fértil. No todos los miomas dan síntomas. Al tratarse de tumores benignos, sólo debe plantearse el tratamiento cuando éstos aparecen.

Los más frecuentes son hipermenorreas (sangrado abundante con la regla y entre los periodos) que pueden llegar a provocar anemia y decaimiento, sensación de peso y opresión a nivel pélvico, dolor en la espalda y piernas y compresión de la vejiga. La mayoría de las veces se detectan durante una visita rutinaria ginecológica --palpación abdominal, tacto pélvico, ecografía--.

Cuando provocan síntomas, la terapia con fármacos es, a menudo, el primer paso en el tratamiento. Es posible que esto incluya un tratamiento anticonceptivo u otra terapia hormonal. Si la terapia con fármacos no da resultado, se plantea ya una intervención para extraer el mioma, según la misma fuente.