El 30% de las mujeres embarazadas que se sometieron a tratamiento en el Clínico consiguieron dejar de fumar

Actualizado 27/02/2012 11:43:30 CET
EUROPA PRESS

El tabaquismo durante la gestación duplica la posibilidad de muerte en los niños al nacer

VALENCIA, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El 30 por ciento de las mujeres embarazadas que se sometieron a tratamiento en el hospital Clínico consiguieron dejar de fumar, como se desprende de un estudio al que ha tenido acceso Europa Press sobre los riesgos del tabaquismo durante el embarazo realizado por profesionales de este hospital.

El estudio que ha realizado el Clínico de Valencia ha contado con la participación de 573 mujeres embarazadas, de las cuales 196 eran fumadoras al iniciar el embarazo y de las otras 377 mujeres, algunas fumaban y otras no, en la etapa final de su gestación. El consumo medio de tabaco en mujeres embarazadas es de 12,46 cigarrillos al día.

En concreto, se trata de la tesis doctoral 'Aspectos relacionados con el tabaquismo en el embarazo', realizada por la doctora Martha Maya y coordinada por el doctor Francisco Carrión. Se da la circunstancia de que la doctora Maya falleció poco antes de presentar la tesis, por lo que ésta fue presentada por el coordinador de la tesis, el doctor Francisco Carrión. La tesis doctoral fue calificada por el tribunal con sobresaliente Cum Laude y la doctora Maya fue investida de forma póstuma Doctora Honorífica por la Universidad de Valencia el 16 de diciembre de 2011.

Según este estudio, el 88 por ciento de las mujeres embarazadas considera que el consumo de tabaco durante el embarazo es muy perjudicial para el niño y el 95 por ciento de las embarazadas que fuman, opinan que estos programas, que tratan la adicción al tabaco durante la gestación son muy importantes.

En torno a un 43,23 por ciento de las mujeres fuma al principio del embarazo y el 62 por ciento de las mujeres que se plantean dejar de fumar no lo consigan debido a una recaída. Sin embargo, los buenos resultados de este estudio han llevado al desarrollo de un tratamiento que se ha seguido implantando en las pacientes del Departamento de Salud.

Las mujeres se acogieron al tratamiento tras ser derivadas por el ginecólogo o matrona durante alguna de sus visitas de control del embarazo y ante la incapacidad de abandonar el consumo del tabaco después de la recomendación de dejarlo. El tratamiento que reciben las mujeres en Neumología se fundamenta tanto en el consejo médico individualizado con apoyo psicológico como en el tratamiento farmacológico para sus parejas. La seguridad del tratamiento farmacológico en mujeres embarazadas no ha sido establecida.

Las mujeres reciben información clara y concisa de los riesgos y, sobre todo, de los beneficios de dejar de fumar para la salud de sus hijos y reciben una intervención de consejo médico personalizado en función de la fase del proceso de abandono para dejar de fumar. Se trata de un tratamiento pionero en España, ya que como explica el doctor Carrión "en ningún otro sitio se somete a tratamiento reglado a las mujeres embarazadas fumadoras".

Por su parte, las parejas fumadoras de las mujeres embarazadas reciben, además de información de los riesgos de fumar y los beneficios de dejar el hábito, un tratamiento farmacológico, que aumenta considerablemente la probabilidad de dejar de fumar. Este tratamiento consiste en un tratamiento sustitutivo con nicotina, con parches o chicles de nicotina, u otros para dejar de fumar como el bupropion o la vareniclina. En el estudio, la mayoría de los maridos fumadores recibió parches de nicotina.

CONDICIÓN DEL MARIDO, DETERMINANTE

Una de las conclusiones más relevantes del estudio es que, la condición del marido fumador, es determinante para abandonar el hábito. El 47 por ciento de las parejas de mujeres embarazadas, sean fumadoras o no, fuman. En el caso de las embarazadas fumadoras que no consiguen dejarlo espontáneamente, la tasa de maridos fumadores asciende hasta el 75 por ciento. Además, son muy pocos los hombres que dejan de fumar cuando su pareja se queda embarazada, en concreto el 3,4 por ciento. Por ello, el estudio incluyó al marido fumador en el programa de tratamiento.

El tabaquismo es una enfermedad muy perjudicial durante el embarazo, duplica la posibilidad de que los niños mueran al nacer o durante el primer año de vida. Además, hay más posibilidad de que aparezcan enfermedades como el síndrome de muerte súbita del lactante, aunque si la mujer deja de fumar al principio de su embarazo el exceso de riesgo desaparece.

Al respecto, Francisco Carrión ha explicado que "el tabaquismo, especialmente en mujeres embarazadas, es un problema de primera magnitud" porque "duplica la probabilidad de que los niños puedan nacer muertos o morir durante el primer año de vida por enfermedades como el síndrome de muerte súbita del lactante, así como de padecer múltiples enfermedades, con necesidad de consultar a urgencias o ingresar en el hospital".

Según el estudio realizado por el Clínico, el tabaquismo durante la gestación es responsable de, al menos, 750 muertes en España, entre muertes fetales tardías y muertes en el primer año de vida. En el caso de la Comunitat Valenciana, se producen 75 muertes cada año por estas causas.

Carrión se trata de muertes "totalmente evitables" y si la madre deja de fumar al principio del embarazo, este riesgo se reduce considerablemente, por lo que actuar sobre el tabaquismo en mujeres embarazadas es "una prioridad sanitaria".