Publicado 02/12/2020 12:26CET

Cuarenta enfermeros elaboran recomendaciones de Enfermería para cuidar a pacientes urológicos durante la pandemia

El Colapso Sanitario En La Primera Ola De Covid 19 Hace Prever Complicaciones Entre Los Pacientes Urológicos Que Vieron Suspendidas Sus Consultas
El Colapso Sanitario En La Primera Ola De Covid 19 Hace Prever Complicaciones Entre Los Pacientes Urológicos Que Vieron Suspendidas Sus Consultas - CONSEJO GENERAL DE ENFERMERÍA

MADRID, 2 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de 40 enfermeros expertas en el ámbito de la Urología y la Rehabilitación han participado en la elaboración del documento 'Recomendaciones de Enfermería para el cuidado al paciente urológico durante la pandemia por SARS-CoV-2', una guía que aglutina recomendaciones prácticas en el manejo del paciente urológico a partir del conocimiento enfermero, experiencias, estrategias y medidas que mejor han funcionado durante los primeros meses de pandemia.

Con este documento, se busca mejorar la gestión y planificación de los cuidados al paciente con patología urológica, tanto aguda como crónica, y así minimizar el riesgo de infección por COVID-19 y contribuir al control de la pandemia en España.

El equipo que ha elaborado esta guía y que conforma el Grupo CAB, Coloplast Advisory Board, ha estado coordinado por la enfermera Matilde Castillo Hermoso, del Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo. El trabajo cuenta con el aval del Consejo General de Enfermería, la Asociación Nacional de Directivos de Enfermería (ANDE), la Asociación Española de Enfermería Especializada en Lesión Medular Espinal (ASELME) y la Asociación Española de Enfermería en Urología y que ha sido posible gracias a la colaboración de Coloplast. La guía va dirigida no solo a las enfermeras que trabajan en consultas especializadas sino también a las de Atención Primaria y en general a todo el colectivo enfermero.

"Estamos muy satisfechos con el contenido de este documento pues, partiendo de la evidencia científica, permite aprender de lo vivido en los primeros meses de pandemia. Gracias a la implementación de las estrategias que se detallan en esta guía, las que mejores resultados han dado durante la primera ola, no sólo contribuiremos a la seguridad de nuestros pacientes y profesionales, esencial en la lucha contra la pandemia, sino también a mejorar la calidad de vida del paciente urológico. No olvidemos que las personas afectadas por este tipo de patologías sufren una merma muy importante de su calidad de vida, con un claro impacto en su autoestima, vida social, familiar y laboral. El hecho de suspender las consultas de seguimiento durante la primera ola ha llevado a muchos de ellos a tener que lidiar con su problema sin el asesoramiento y el cuidado de su enfermera experta, agravándose así su situación", explica el presidente del Consejo General de Enfermería, Florentino Pérez Raya.

En los primeros meses de pandemia, los pacientes urológicos sufrieron especialmente las consecuencias de la crisis sanitaria. "La actividad enfermera en unidades de Urología y consultas de enfermería especializadas ha ido modificando sus contenidos asistenciales en función de la evolución de esta nueva realidad. El sistema sanitario se ha reconfigurado para afrontar la gestión de la pandemia con los recursos disponibles e imprescindibles y muchas enfermeras especializadas en el ámbito urológico han llevado a cabo su práctica en espacios muy diferentes, básicamente dedicando su actividad profesional al cuidado directo del paciente afectado por COVID-19 o rediseñando nuevos escenarios de cuidado para el paciente urológico", señala Matilde Castillo.

Así, los pacientes agudos "se vieron afectados por los problemas para acudir a los centros sanitarios". Ante esta situación, "se establecieron una serie de niveles de priorización" con el objetivo de atenderles en función de su gravedad. De otro lado, en los pacientes crónicos se vio afectado tanto el seguimiento como la realización de intervenciones quirúrgicas programadas no urgentes, que se vieron suspendidas, una situación, ante la cual "se potenciaron las consultas telemáticas, especialmente las telefónicas".

No obstante, las consultas presenciales de enfermería son necesarias en muchos casos e insustituibles por una atención telemática, por ejemplo, cuando es necesaria una formación y aprendizaje en técnicas como la cateterización intermitente. Según Matilde Castillo, "seguramente, en un futuro, se vean complicaciones derivadas de esta reestructuración de la asistencia sanitaria" que tuvo lugar en los primeros meses de pandemia.

Para leer más