Actualizado 23/09/2020 09:15 CET

¿Cuándo reanudar la actividad sexual tras un ataque cardíaco?

Pareja enamorada en la cama, sexo. Pareja mayores
Pareja enamorada en la cama, sexo. Pareja mayores - GETTY IMAGES / WUNDERVISUALS - Archivo

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Volver a los niveles habituales de actividad sexual unos meses después de un ataque cardíaco se asocia positivamente con la supervivencia a largo plazo, según un estudio publicado en el 0European Journal of Preventive Cardiology', una revista de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC).

"La sexualidad y la actividad sexual son marcadores de bienestar --recuerda el autor del estudio, el profesor Yariv Gerber de la Universidad de Tel Aviv, en Israel--. La reanudación de la actividad sexual poco después de un ataque cardíaco puede ser parte de la percepción de uno mismo como una persona sana, funcional, joven y enérgica. Esto puede conducir a un estilo de vida más saludable en general".

La actividad sexual es una forma de ejercicio físico que aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial. El esfuerzo físico repentino y vigoroso a veces puede provocar un infarto de miocardio. Sin embargo, A pesar de este efecto desencadenante, la actividad física regular reduce el riesgo a largo plazo de resultados adversos relacionados con el corazón.

De manera similar, la actividad sexual episódica a veces puede desencadenar eventos cardíacos, pero este riesgo es menor en las personas que hacen ejercicio con regularidad.

"Por esta y otras razones, algunos pacientes (incluidos los más jóvenes) dudan en reanudar la actividad sexual durante períodos prolongados después de un ataque cardíaco", asegura el profesor Gerber.

Este estudio examinó si la reanudación de la actividad sexual poco después de la hospitalización por un primer ataque cardíaco se asoció con la supervivencia durante más de dos décadas.

Los datos se obtuvieron del estudio de Israel sobre el primer infarto agudo de miocardio. El estudio incluyó a 495 pacientes sexualmente activos de 65 años o menos que fueron hospitalizados por un primer ataque cardíaco entre 1992 y 1993. La edad promedio fue de 53 años y el 90% eran hombres.

La información sobre la frecuencia de la actividad sexual se recopiló mediante entrevistas en dos momentos: durante la hospitalización inicial (cuando se informó la actividad sexual durante el año anterior al ataque cardíaco) y 3-6 meses después (cuando se informó para ese momento). A partir de la frecuencia informada en las dos entrevistas, los participantes se clasificaron en dos grupos: los que se abstuvieron de la actividad sexual o disminuyeron su frecuencia después del ataque cardíaco (47%) versus los que mantuvieron o aumentaron su frecuencia después del ataque cardíaco (53% ).

Durante una mediana de seguimiento de 22 años, murieron 211 (43%) pacientes. Al comparar el riesgo de muerte entre los dos grupos, los investigadores tuvieron en cuenta las diferencias iniciales en otras características que también podrían predecir la mortalidad, como el nivel socioeconómico, la depresión, la actividad física, la obesidad, la autoevaluación de la salud y la gravedad del ataque cardíaco.

Mantener y/o aumentar la frecuencia de la actividad sexual dentro de los primeros seis meses después de un ataque cardíaco se asoció con un 35% menos de riesgo de muerte en comparación con abstenerse o reducir la frecuencia de la actividad sexual.

El beneficio de supervivencia relacionado con el mantenimiento o aumento de la frecuencia de la actividad sexual se atribuyó principalmente a una reducción de la mortalidad no cardiovascular, como el cáncer.

El profesor Gerber añade que volver a ser sexualmente activo poco después de un ataque cardíaco puede ser un marcador de una mejor rehabilitación clínica y psicosocial, es decir, una mejor recuperación.

"Una mejor condición física, relaciones más fuertes con el cónyuge y una capacidad mental para 'recuperarse' del impacto inicial del evento en unos pocos meses se encuentran entre las posibles explicaciones del beneficio de supervivencia observado entre el grupo mantenido / aumentado", añade.

"Por otro lado, los pacientes que perciben su salud como mala podrían tener menos probabilidades de volver a tener relaciones sexuales --prosigue--. También es menos probable que se adhieran a las pruebas de detección del cáncer y otras prácticas de prevención durante el seguimiento. Esto puede explicar la fuerte asociación inversa entre la reanudación de la actividad sexual y la mortalidad por cáncer que se observó en nuestro estudio".

El profesor Gerber señala que la baja proporción de mujeres y la edad relativamente joven de los participantes pueden limitar la posibilidad de generalizar los resultados a mujeres y personas mayores. Añade que se trataba de un estudio observacional y no se puede asumir la causalidad. "Se requieren numerosos parámetros de salud física y psicosocial para mantener una actividad sexual regular --apunta--. A la luz de esto, el beneficio neto de la actividad sexual en sí es todavía un tema de debate".

El profesor Gerber concluye que "estos hallazgos deberían servir para reducir las preocupaciones de los pacientes sobre volver a su nivel habitual de actividad sexual poco después de un ataque cardíaco".

Contador