Publicado 26/04/2021 15:19CET

¿Cuáles son las claves en el tratamiento de la artrosis?

Pedro Ibor
Pedro Ibor - GRÜNENTHAL

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El tratamiento farmacológico, junto con las técnicas intervencionistas y la terapia física es el eje del tratamiento del dolor en pacientes con artrosis, según ha puesto de manifiesto el médico de familia Pedro Juan Ibor, en el marco del primer congreso de la Sociedad Española Multidisciplinar del Dolor (SEMDOR).

"Se dispone de fármacos para este tipo de pacientes con un buen balance entre seguridad y eficacia. Dependiendo de la intensidad del dolor, hay múltiples soluciones farmacológicas desde paracetamol a opioides pasando por antiinflamatorios analgésicos", ha indicado con respecto al tratamiento farmacológico durante la mesa que ha moderado, 'El viaje del paciente con dolor artrósico'.

Así, a lo largo de la mesa, que se ha celebrado con la colaboración de Grünenthal, se ha destacado que la recuperación funcional y la mejora de la calidad de vida del paciente deben ser las dos principales metas de la atención de estas personas.

La mesa, moderada por el doctor Ibor, ha contado con la participación del coordinador de la Unidad del Dolor del Hospital de Manises, el doctor José Miguel Esparza; la rehabilitadora del Hospital doctor Peset de Valencia, Virginia Gallart, y Vanessa Deniz, facultativo de Instituciones Penitenciarias de Las Palmas de Gran Canaria. Además, la sesión ha reunido a representantes de Medicina de Familia, Unidad de Dolor y Rehabilitación, y ha girado en torno a qué puede aportar cada una de las distintas especialidades al tratamiento de estos pacientes.

"La artrosis es el trastorno articular más frecuente, suele iniciarse entre los 40 y los 50 años y afecta en algún grado a todas las personas mayores de 80 años", ha explicado el doctor Ibor, quien ha indicado que el síntoma que más importa en el abordaje de esta enfermedad es el dolor y las consecuencias funcionales derivadas del mismo.

En palabras del experto, "la medicina de familia aporta proximidad", ya que es conocedora del contexto del paciente, que suele ser una persona mayor y con dolencias crónicas. "Se trata de la visita inicial y ofrece el primer diagnóstico y enfoque terapéutico fundamental, así como el seguimiento del proceso", ha indicado.

Así, la rehabilitación, como especialidad vinculada a la Atención Primaria (AP) y presente en muchos centros de salud, "es una pieza fundamental desde el primer momento", ha añadido el doctor, para quien las unidades del dolor, como unidades de alta especialización en el ámbito hospitalario, "son una importante oportunidad de mejora en aquellos casos complejos en los que no han surtido efecto las medidas aplicadas".

Uno de los objetivos de la mesa era estudiar puntos de mejora para facilitar el tránsito de los pacientes a través de los tres ámbitos en los que pueden recibir ayuda. "El viaje del paciente con artrosis mejora cuando la coordinación entre los distintos agentes implicados en el dolor es fluida y fácil", ha indicado el doctor, quien ha apuntado la necesidad de establecer protocolos y sesiones clínicas compartidas, consensuados por las tres especialidades.

Contador