Un cribado completo durante el primer trimestre de embarazo reduce un 70% el uso del diagnóstico prenatal

Actualizado 25/02/2011 15:00:46 CET

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los cribados ginecológicos completos durante el primer trimestre del embarazo, incluyendo una medición de datos bioquímicos, ecográficos y antropométricos de la madre y el feto, permite reducir el uso de técnicas invasivas de diagnóstico prenatal consiguiendo no obstante el mismo porcentaje de detección de anomalías o enfermedades.

Así lo ha asegurado el responsable del Servicio de Genética Médica del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, José Miguel García Sagredo, que participa este viernes en la IV Jornada Intrahospitalaria de Genética Clínica organiza por este centro.

"El objetivo es evitar posibles pérdidas fetales", reconoce este experto en declaraciones a Europa Press, ya que tanto la amniocentesis como la biopsia corial o de Corion --las técnicas de diagnóstico prenatal más habituales-- conllevan cierto riesgo para el bebé, de ahí que convenga "hacer las justas, sólo las realmente necesarias".

Para ello, en caso de no haber enfermedades hereditarias en alguno de los dos progenitores, el Ramón y Cajal es uno de los pocos hospitales españoles donde se establece un índice de riesgo durante el primer trimestre a fin de determinar si es necesario proceder al diagnóstico prenatal.

Esto lo consiguen "gracias a una buena coordinación entre Ginecología, Bioquímica y Genética", explica el doctor García Sagredo, ya que se evalúan los resultados ecográficos, los datos de la gestante (edad, peso o etnia) y el análisis bioquímico de dos proteínas.

Con ello, y mediante un programa informático, se obtiene un índice de riesgo que, de ser alto, "es el que se tiene en cuenta a la hora de proceder a la amniocentesis".

Según explica este experto, gracias a este índice de riesgo han reducido el número de diagnósticos prenatales realizados (un 70 por ciento menos que si sólo tuviesen en cuenta la edad de la madre), si bien "el número de anomalías detectadas son las mismas".

A lo largo de estas jornadas de genética clínica, los asistentes podrán analizar diferentes casos sobre algunas de las patologías que se pueden detectar de forma prenatal, como los síndromes de Marfan, Kleefstra, Stickler, Trisomía 2 o Patau, entre otros.